¿Cómo Caminas en el Espíritu? | World Challenge

¿Cómo Caminas en el Espíritu?

Jim CymbalaJanuary 2, 2021

Pablo dijo: “Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfaréis los deseos de la carne” (Gálatas 5:16, traducción directa). Suena simple, ¿no? Simplemente camina en el Espíritu. ¡Problema resuelto! Pero, ¿cómo en este mundo aplicas un versículo así? ¿Cómo caminas en el Espíritu? ¿Cómo se ve eso en el diario vivir?

Podemos imaginarnos lo que significaba caminar con Jesús. Los discípulos lo hicieron. Si Jesús se quedaba en Capernaum por cinco días, ellos se quedaban en Capernaum por cinco días. Si Jesús se detenía a almorzar, ellos se detenían a almorzar. Si él giraba a la derecha y bajaba por la carretera, ellos lo seguían. Pero, ¿cómo hacemos eso con el invisible Espíritu Santo? Algunos podrían decir: “Sólo sigue la Palabra”. Pero es esa misma Palabra la que nos dice que andemos en el Espíritu. Llenar nuestro corazón con las Escrituras edifica la fe y nos anima. Pero aquí se nos dice que seguir al Espíritu y mantenernos en sintonía con él es la única manera de liberarnos de complacer nuestra naturaleza más baja y su horrible potencial. ¿Cómo hacemos eso?

En primer lugar, confiar en el Espíritu significa que tenemos su ayuda para arrepentirnos de esos pecados que tan fácilmente se nos pegan. Muchos creyentes se mienten a sí mismos y niegan el “tratado secreto” que han hecho con la desobediencia. Sólo el Espíritu Santo puede ayudarnos a mantenernos fieles a Dios. Ya sea que luchemos con acciones manifiestas equivocadas o con actitudes más sutiles y poco cristianas, la luz del Espíritu se enfoca directamente en la infección y nos ayuda a alejarnos sinceramente de ella. El arrepentimiento es una “vuelta en U” de 180 grados del pecado y el egoísmo hacia Dios.

Andar en el Espíritu es un estilo de vida de veinticuatro horas al día, siete días a la semana. No se trata de ir a la iglesia los domingos. Requiere mucha oración y sensibilidad. A medida que el Espíritu Santo realiza la obra preciosa, él influye en la formación de los deseos dentro de nosotros, amortiguando nuestras tendencias egoístas hacia el pecado. Superamos esa baja naturaleza, no luchando contra ella por nosotros mismos (una batalla perdida si alguna vez hubo una), sino permitiendo que el Espíritu Santo ejerza su poder, cada segundo del día, en favor nuestro. De hecho, el único que puede dar muerte a la carne es el Espíritu de vida.

El Espíritu de Jesús dentro de nosotros quiere administrar amorosamente nuestros días y llevarnos al aire limpio y fresco de las palabras, los pensamientos y las acciones de Cristo. ¡Pídele al Señor que te haga santo como él es santo!

Jim Cymbala comenzó la iglesia Brooklyn Tabernacle con menos de veinte miembros en un pequeño y deteriorado edificio en una parte difícil de la ciudad. Nacido en Brooklyn, es un viejo amigo de David y Gary Wilkerson.

Download PDF