¿Qué Pasó Con el Día del Señor? | World Challenge

¿Qué Pasó Con el Día del Señor?

David Wilkerson (1931-2011)February 27, 2020

Los domingos solían ser el día reservado como el Día del Señor, un día para adorar a Dios y descansar de todas las demás actividades. Hoy, sin embargo, el domingo ya no es un día sagrado. Lamentablemente, muchos cristianos ya no ven el domingo como un día para priorizar las actividades cristianas. Se puede ver a millones de creyentes dirigiéndose al escondite de su familia: una cabaña en las montañas, una casa en el campo, un chalet en el lago. Para ellos, el domingo es un gran día de diversión para navegar, nadar, esquiar, viajar en cruceros o excursiones.

¿Qué tiene que decir el Señor sobre el día de reposo? Bueno, en un lugar, Moisés dijo: “Mirad que Jehová os dio el día de reposo… Así el pueblo reposó el séptimo día” (Éxodo 16:29-30). En otras palabras, el día de reposo fue dado como un regalo de Dios para el hombre; y tenía un propósito santo. Verás, “día de reposo” significa, literalmente, “cesar” o “detener lo que estás haciendo”. Y el cuarto mandamiento nos dice: “Acuérdate del día de reposo para santificarlo” (Éxodo 20:8).

La Biblia lo describe de esta manera: “Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna… Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó” (Éxodo 20:9-11).

¿Qué significa santificar el sábado? Si no es sólo una cuestión de obediencia legalista; y es más bien una observancia espiritual, ¿qué debemos hacer?

Definitivamente implica reposo, descanso físico, pero hay un descanso santo que comienza en el alma: “Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios” (Hebreos 4:9). ¿Qué es este reposo? ¡Es echar todas nuestras cargas de pecado sobre Cristo! Dios nos llama a vivir todos nuestros días libres de miedo, preocupación y ansiedad, a caminar en el Espíritu, sin más cargas pesadas.

Amado, regocíjate por tu posición en Cristo y deja que cada día sea un día de reposo mientras lo honras.

Download PDF