Acercándote a Dios en Tu Angustia | World Challenge

Acercándote a Dios en Tu Angustia

Gary WilkersonOctober 19, 2020

Hace varios años, sufrí una lesión devastadora en la espalda en un accidente automovilístico y, como resultado, mi familia y yo necesitamos un tipo de atención especial. Debido a que estuve completamente incapacitado por un tiempo, nuestro hogar experimentó dificultades que eran nuevas. Las tareas domésticas normales que parecían menores cuando podía hacerlas ahora se sentían abrumadoras.

Dios mostró un favor especial a nuestra familia cuando proporcionó una pareja joven para que interviniera e hiciera un esfuerzo adicional por nosotros. Incluso se mudaron a nuestra casa por un tiempo para hacernos la vida más fácil. Comprar comestibles, cocinar, limpiar, lavar: se realizaron tareas terrenales para nosotros durante una temporada difícil de nuestras vidas. ¡Qué bendición!

Un israelita que obviamente conocía el favor de Dios fue el asombroso joven ungido para ser el rey de Israel. Desde muy joven, David tenía todo a su favor: era un guerrero poderoso a quien el rey Saúl quería a su lado en la batalla. ¡Y era carismático! Cuando los ejércitos de Saúl regresaron victoriosos, la multitud vitoreó a David más que a su rey. No sólo era guapo, sino talentoso, un músico que escribía canciones que el pueblo de Dios todavía canta hoy. Todo lo que tocaba su mano parecía bendecido por el favor de Dios.

Y luego las cosas salieron mal en la vida de David. En un momento se encontró escondido en una cueva después de huir del rey, que se había vuelto contra él (ver 1 Samuel 22:1-10). Y luego David y sus hombres regresaron a su ciudad natal de Siclag después de librar una dura batalla. Agotados y anhelando estar con sus seres queridos, llegaron a su ciudad natal, llena de humo que surgía de las cenizas. Ellos compartían tal dolor: “David y la gente que con él estaba alzaron su voz y lloraron, hasta que les faltaron las fuerzas para llorar” (1 Samuel 30:4).

Como era de esperar, incluso los otros hombres se volvieron contra David y lo culparon por lo que les había sucedido. Mientras hablaban de apedrear a David, él tomó una decisión crucial; en lugar de ceder al desánimo, mantuvo su fe y comenzó a buscar al Señor. “David se fortaleció en Jehová su Dios” (30:6).

Amado, el carácter se forma cuando las cosas en tu vida dan un vuelco. En las dificultades que enfrentes, no pierdas la esperanza y ríndete. Aprovecha esas oportunidades para acercarte a Jesús y déjate fortalecer por su poder.

Download PDF