Adoración Espontánea | World Challenge

Adoración Espontánea

David Wilkerson (1931-2011)March 27, 2020

“Moisés, apresurándose, bajó la cabeza hacia el suelo y adoró” (Éxodo 34:8). La revelación de la naturaleza de Dios abrumó a Moisés cuando vio cuán misericordioso, sufrido y paciente es nuestro Padre con sus hijos, incluso los de dura cerviz que lo hacen dolerse.

Es importante tener en cuenta que esta es la primera mención de Moisés adorando. Antes de esta revelación de la gloria de Dios, Moisés oró con lágrimas en los ojos e intercedió por Israel e incluso habló con Dios cara a cara. Pero esta es la primera vez que leemos las palabras, “[Moisés] adoró”.

Esto nos dice mucho sobre la iglesia hoy. Los cristianos pueden orar diligentemente sin realmente adorar; de hecho, es posible ser un guerrero de oración e intercesor y aún no ser un adorador. La adoración no se puede aprender, es un brote espontáneo: el acto de un corazón que ha sido abrumado por una revelación de la gloria de Dios y su increíble amor por nosotros.

La adoración es una respuesta de gratitud que reconoce cómo deberíamos haber sido destruidos por nuestro pecado hace mucho tiempo, incurriendo en la ira de Dios por todos nuestros fracasos. Pero, en cambio, Dios vino a nosotros con la poderosa revelación: “¡Te sigo amando!”

En este punto de las Escrituras, Moisés ya no estaba suplicando por el Israel pecador y no le estaba pidiendo al Señor que lo guiara. Ni siquiera estaba clamando por un milagro de liberación o por poder o sabiduría. ¡Él se estaba maravillando de la revelación de la gloria de Dios!

La revelación de la gloria de Dios debería ser la fuente de toda nuestra adoración. Deberíamos declarar regularmente su gloria; Es nuestro derecho asignado y está destinado a ser declarado. Cuando Pablo dice: “No desecho la gracia de Dios” (Gálatas 2:21), quiere decir: “No anularé la oferta de misericordia de Dios al rechazarla”. Aquellos que verdaderamente adoran a Dios declaran la bendición de sus promesas y ven la gloria de su amor en Cristo.

Aférrate a la gloria de Dios hoy y permítele guiarte a una nueva revelación de adoración.

Download PDF