Conscientes del Espíritu Santo | World Challenge

Conscientes del Espíritu Santo

Jim CymbalaJanuary 11, 2020

Pedro fue un discípulo principal y, sin embargo, negó al Señor tres veces. Después de las negaciones, Pedro se fue llorando en la noche. Él no perdió su relación con Jesús en ese momento, pero sintió de manera aguda el dolor de su traición y la pérdida de una relación cercana con alguien a quien amaba profundamente. El Espíritu estaba obrando en él para traer el dolor que lleva al arrepentimiento y la restauración.

Pablo advirtió: “No contristéis al Espíritu Santo de Dios” (Efesios 4:30). Si el Espíritu está contristado, está enojado y triste. Aunque sabemos que nuestra salvación no se pierde por nuestro pecado, también nos damos cuenta de que genera una tensión en nuestra relación. La comunión con Dios se ve afectada, y sentimos un vacío incómodo. El sol todavía está allí y brilla, pero ya no sentimos su calor. Es como si una nube lo bloqueara.

La vida cristiana es un misterio. Vivimos la vida, es nuestra voz, cuerpo y mente, pero en realidad no somos nosotros viviendo, en absoluto. Es Cristo en nosotros a través del Espíritu Santo. Juan, el mismo apóstol que escribió una carta para alentar a los creyentes a no pecar, también incluyó una de los mejores promesas de la Biblia: “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad” (1 Jn 1:8-9)

Una pepita de verdad que escuché hace muchos años es la clave para ser conscientes y estar en contacto con el Espíritu Santo: "Ser conscientes del Espíritu Santo resuelve el 90 por ciento de nuestros problemas". Debemos disciplinar nuestras mentes para estar conscientes de la presencia del Espíritu Santo.

El plan de Cristo era reemplazar "yo" con "él" a través de la presencia del Espíritu. Esto es algo así como una "adquisición corporativa", pero el resultado es una vida llena de paz y gozo.

Jim Cymbala comenzó la iglesia Brooklyn Tabernacle con menos de veinte miembros en un pequeño y deteriorado edificio en una parte difícil de la ciudad. Nacido en Brooklyn, es un viejo amigo de David y Gary Wilkerson.

Download PDF