Fe Sobre el Temor | World Challenge

Fe Sobre el Temor

Gary WilkersonNovember 18, 2019

“Y Jehová habló a Moisés, diciendo: Envía tú hombres que reconozcan la tierra de Canaán, la cual yo doy a los hijos de Israel; de cada tribu de sus padres enviaréis un varón, cada uno príncipe entre ellos” (Números 13:1-2).

Moisés eligió a doce hombres para explorar la Tierra Prometida, uno de cada tribu de Israel. Cada uno de estos hombres era un líder sobresaliente con habilidades, poder y autoridad excepcionales. Todos ellos están enumerados por nombre en Números 13 y, sin embargo, hoy sólo dos son conocidos: Josué y Caleb. Hay una razón definitiva para esto.

Después de que los espías cumplieron su misión de reconocimiento, trajeron una generosa cantidad de fruta deliciosa y describieron una tierra que “fluye leche y miel; y este es el fruto de ella” (13:27). Sin embargo, al informar sus hallazgos a Moisés y Aarón, diez de ellos dijeron: “El pueblo que habita aquella tierra es fuerte, y las ciudades muy grandes y fortificadas… No podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros” (13:28, 31). Llenos de dudas e incertidumbres, se vieron abrumados por el temor de ser asesinados por los poderosos enemigos en Canaán.

La mayoría de los israelitas estaban listos para seguir el consejo de estos hombres, pero Josué y Caleb tenían un gran desacuerdo con dicho reporte. Ellos instaron a Israel a avanzar con fe, sabiendo que Dios prepararía el camino. Estos dos hombres fieles destacaban dentro de su comunidad de fe y la diferencia en ellos era clara a los ojos de Dios. Él se lo expresó a Moisés en estas palabras: “Mi siervo Caleb… hubo en él otro espíritu y decidió ir en pos de mí” (14:24).

Tanto Josué como Caleb tuvieron una actitud correcta, ejemplificada por la fe y el coraje. Debido a su confianza en las promesas de Dios, llevaron a los israelitas a la Tierra Prometida, obteniendo una rica recompensa. Sin embargo, la incredulidad de los otros diez espías los llevó de vuelta al desierto, donde se desvanecieron en el olvido.

Elige creer la Palabra del Señor y sus promesas hoy. Confía en él y él te guiará a tu propia Tierra Prometida.

Download PDF