No Hay Sustituto Para la Oración | World Challenge

No Hay Sustituto Para la Oración

David Wilkerson (1931-2011)September 13, 2019

“Sacaban los enfermos a las calles, y los ponían en camas y lechos, para que al pasar Pedro, a lo menos su sombra cayese sobre alguno de ellos” (Hechos 5:15).

Los apóstoles vivieron y ministraron en el reino de lo milagroso. Incluso los laicos como Esteban y Felipe, que atendían las mesas, eran poderosos en el Espíritu Santo, obrando milagros y agitando ciudades enteras. Pedro estaba tan lleno del Espíritu Santo que los enfermos eran llevados a las calles en camas y sofás para que su sombra cayera sobre ellos para sanarlos. No era raro ver a los lisiados sanados y saltar a lo largo del templo.

¿Por qué no estamos viendo tal poder milagroso hoy? ¡Dios no ha cambiado! Los apóstoles sabían el costo de lo milagroso y lo pagaron con entusiasmo. Tenemos las mismas promesas que los apóstoles y Dios está dispuesto a moverse de esa manera nuevamente. Necesitamos más de Jesús, más de su poder salvador, más de lo milagroso, que cualquier generación pasada.

¿Por qué Dios respondía milagrosamente a los apóstoles? ¡Porque ellos se habían entregado a la oración! El libro de los Hechos es el relato de hombres y mujeres santos buscando el rostro del Señor. De principio a fin, cuenta cómo la oración movía a Dios, ya sea en el aposento alto, en la prisión o en alguna casa secreta. Oraban sin cesar, pasaban horas y días encerrados con Dios hasta que recibían una dirección clara y detallada. ¡Y qué detalles increíbles les daba Dios!

Lamentablemente, a los creyentes de hoy se les ha enseñado a “tomar todo por fe”, por lo que rara vez oran. No te dejes engañar. Tú puedes recibir la misma palabra clara de Dios que los apóstoles recibieron, si buscas su rostro en oración con intensidad. No hay sustituto para el tiempo pasado en presencia del Rey. Él está ansioso por mostrarte su amor, misericordia, gracia y poder. “La oración eficaz del justo puede mucho” (Santiago 5:16).

Download PDF