PODER EN LA ORACIÓN | World Challenge

PODER EN LA ORACIÓN

Jim CymbalaMay 25, 2019

Aunque el mundo ha hecho grandes avances en la comprensión de temas como la energía atómica y la fusión nuclear, la mayoría de nosotros todavía vivimos con una ínfima comprensión de la fuente de poder más antigua y dinámica que existe: el poder que proviene de la oración. De hecho, aún no hemos comenzado a experimentar el poder y la posibilidad infinitos que están disponibles cuando invocamos el nombre del Señor.

El libro de Jueces registra un período oscuro en la historia de Israel. Aunque Dios les había dado la tierra de Canaán exactamente como lo había prometido, los israelitas repetidamente le dieron la espalda a sus instrucciones, fracasando en poseer plenamente la tierra como él había ordenado. En lugar de expulsar a los cananeos, los israelitas se casaron con ellos y en poco tiempo estaban adorando a los ídolos falsos de Canaán, una práctica contra la que Dios solemnemente había advertido.

“Después de la muerte de Aod, los hijos de Israel volvieron a hacer lo malo ante los ojos de Jehová. Y Jehová los vendió en mano de Jabín rey de Canaán… porque aquél tenía novecientos carros herrados, y había oprimido con crueldad a los hijos de Israel por veinte años” (Jueces 4:1-3).

Durante veinte años, esta opresión continuó sin disminuir, lo que significaba que ninguno de los jóvenes de Israel había probado la libertad. La explotación y las dificultades eran una forma de vida para todos, hasta que un día especial algo cambió. En total desesperación, Israel invocó el nombre del Señor y su oración inició una gran victoria que lo cambió todo.

Dios envió una palabra profética a una juez en Israel llamada Débora. Bajo la inspiración del Espíritu de Dios, Débora le entregó un mensaje a un hombre llamado Barac de que el Señor iba a entregar al enemigo en sus manos: “Levántate, porque este es el día en que Jehová ha entregado a Sísara en tus manos. ¿No ha salido Jehová delante de ti?” (4:14). Veinte años miserables de servidumbre a los cananeos acabarían si Barac fuera obediente, ¡y él lo fue! “Y Jehová quebrantó a Sísara, a todos sus carros y a todo su ejército, a filo de espada delante de Barac” (4:15).

Necesitamos mucho más Baracs hoy, que se abran paso en la oración y luego obedezcan la dirección  de Dios para que los crueles cautiverios puedan ser revertidos.

Jim Cymbala comenzó la iglesia Brooklyn Tabernacle con menos de veinte miembros en un pequeño y deteriorado edificio en una parte difícil de la ciudad. Nacido en Brooklyn, es un viejo amigo de David y Gary Wilkerson.

Download PDF