Poniendo Nuestra Mano en la Suya | World Challenge

Poniendo Nuestra Mano en la Suya

Jim CymbalaMarch 6, 2021

Ayudamos a criar a nuestra nieta, así que ella estaba con nosotros a menudo; y una vez estábamos caminando por Queens. Ella tenía unos cinco o seis años y estaba más adelante que nosotros. Entonces, unos jóvenes matones doblaron la esquina delante de nosotros y estaban tratando de lucir malos; y sus jeans se les caían por la espalda. Estaban maldiciendo, empujándose y gritando: “No tienes nada. Déjame ver lo que tienes”.

En el momento en que mi nieta los vio, se acercó un poco más a mí. Nos acercábamos cada vez más a este grupo de aspirantes a gánsteres y todos estaban tratando de actuar con tanta dureza a pesar de que prácticamente eran niños, pero mi nieta no lo sabía. Ella se acercaba cada vez más a mí. Uno de estos chicos empujó a otro y éste se cayó del borde.

De repente, su pequeña mano se extendió, buscando la mía, todo su cuerpo rígido y tenso. En el momento en que tomé su mano, fue un momento que quedó grabado tan claramente en mi memoria, todo su cuerpo se relajó.

No puedo recordar ninguno de los regalos de Navidad o las cosas que ella me ha dado a lo largo de los años, pero nunca olvidaré ese momento porque la confianza es preciosa.

Esto es lo que Dios quiere de nosotros. Él nos invita a confiar en él, en todo momento pero especialmente cuando algo nos asusta. Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?” (Mateo 6:26).

Entonces, ¿cómo crecemos en la fe? La fe viene al oír una promesa y una verdad. La Palabra de Dios tiene poder para crear fe. Cuando las Escrituras dicen: “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” (Hebreos 11:1), debemos notar que está en tiempo presente. Es momento a momento.

La fe significa confiar; pero aún más que eso, significa confiar y apoyarse en algo. En el Antiguo Testamento, David describe la fe como “Correré hacia él y encontraré protección bajo sus alas”. Todos estamos en una escuela de fe y Dios quiere desarrollar fe en ti y en mí. Esto es parte de porqué él permite problemas en nuestras vidas o porqué la respuesta a las oraciones se retrasa, así que aprendemos a confiar en él. Confiar en él y apoyarnos en él significa más que cualquier otra cosa en este mundo.

Jim Cymbala comenzó la iglesia Brooklyn Tabernacle con menos de veinte miembros en un pequeño y deteriorado edificio en una parte difícil de la ciudad. Nacido en Brooklyn, es un viejo amigo de David y Gary Wilkerson.

Download PDF