UN INCREMENTO DE LA PRESENCIA DE DIOS | World Challenge

UN INCREMENTO DE LA PRESENCIA DE DIOS

David Wilkerson (1931-2011)March 26, 2019

Dios está haciendo algo nuevo en su iglesia hoy. Esta gran obra del Espíritu no se puede encontrar en un solo lugar. Está sucediendo en todo el mundo, sin embargo, tú debes viajar muy lejos para contemplarlo. De hecho, la “cosa nueva” de Dios puede estar tan cerca como una iglesia cercana.

Dios está levantando ministros y personas que se apoderarán de su verdadera bendición. Esta bendición ha sido tergiversada y contaminada por la iglesia moderna, y ahora el Señor desea renovarla para las personas a las que está llamando. Dios le dijo a Moisés que sólo había una fórmula para su bendición (ver Números 6:22-27) y que otros métodos de bendición son inaceptables para él. La bendición que él describe a Moisés es triple:

  • “Jehová te bendiga y te guarde” (Números 6:24). Esto habla del poder guardador de Cristo. Es el comienzo de todas las bendiciones: el conocimiento de que somos guardados por Cristo mismo. El pueblo de Dios de los últimos días, se apoderará de sus promesas de pacto que ofrecen darles un corazón nuevo, un temor santo.
  • “Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia” (6:25). Esto describe una iglesia con una conciencia limpia, no una cauterizada. Después de todo, Dios no puede mostrarte su “rostro”, es decir, la gloria de su gracia, hasta que estés seguro en él. Esto implica favor; ya no eres un extraño para Dios sino favorecido en sus ojos.
  • “Jehová alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz” (6:26). Esto habla de un aumento de la presencia de Dios. Aquí tenemos una característica de lo nuevo que Dios está haciendo: un pueblo postrado que recibe el toque de amor y seguridad de Dios. Ese toque íntimo los mantiene postrados en oración y ellos oyen su voz claramente. Mientras tanto, un ministerio puro está naciendo en ellos. 

Los siervos que han estado en la presencia de Dios no son inquietos ni son desviados. Están dotados de gran paz, y debido a esa paz, llevan el rostro mismo de Cristo. ¡Qué maravilloso saber que podemos entrar libremente en su presencia! 

Download PDF