¿QUIÉN PODRÁ ENDEREZARLO? | World Challenge

¿QUIÉN PODRÁ ENDEREZARLO?

Gary WilkersonFebruary 15, 2021

Viendo el propósito de Dios a través de cada vuelco en nuestra vida

Muchos cristianos experimentan un giro en sus vidas que nunca ven venir. Cuando llega, causa una prueba que no podían imaginar ni en sus peores pesadillas. Su vida estaba en un curso bendecido, tal vez de aspiraciones y logro, deseo y realización, persiguiendo las cosas por las que sienten que Dios los hizo. La vida misma parecía una línea recta hacia adelante con una perspectiva prometedora y todo lo bueno por delante. Entonces su suerte en la vida dio un giro torcido. (Nota del traductor: aquí, “suerte” se trata de las cosas que le pasan a la persona, sin relación alguna con un punto de vista supersticioso).

Hace siglos, un líder de la iglesia llamado Thomas Boston describió esto en su libro The Crook in the Lot (El vuelco en la suerte). El "vuelco" que describe es el serio alejamiento de la recta de la "suerte" en la vida. El libro aborda un tema serio, planteando la pregunta "¿Qué hacer cuando nuestra suerte da un vuelco?"

Reflexioné profundamente sobre esta pregunta después de conocer a algunas personas que experimentaron un gran problema en su suerte. ¿Quién, me preguntaba, podría entender la suerte de una madre cuyo marido murió y ahora tuvo que criar a cinco hijos por su cuenta? ¿Quién podría entender la suerte de la joven atada a una silla de ruedas desde el nacimiento porque heredó un cierto gen de uno de sus padres?

Algunos suertes pueden enderezarse, pero ¿qué pasa con aquellos cuyo vuelco arruinó tus sueños?

Tal vez se opongan a esta pregunta, diciendo: "Dios nunca traería a un vuelco permanente al camino recto de sus hijos. Esa tiene que ser la obra de Satanás." No, Jesús dice que esos vuelcos son parte de la vida: "En el mundo tendréis aflicción" (Juan 16:33).

De hecho, las Escrituras aclaran que el asunto más importante de nuestra vida no es lo que toma un vuelco, ni nuestro bienestar financiero, ni nuestro cónyuge o hijos, ni nuestra salud. Lo más grande que tendremos es una relación íntima, personal y amorosa con Jesús como parte de su cuerpo. Nada tiene prioridad sobre esta relación, porque abarca todo sobre nosotros. "y al Dios en cuya mano está tu vida, y cuyos son todos tus caminos" (Daniel 5:23).

Incluso Job, que sufrió pérdidas agónicas, aceptó esta verdad. "Pero si él determina una cosa, ¿quién lo hará cambiar? Su alma deseó, e hizo. Él, pues, acabará lo que ha determinado de mí; Y muchas cosas como estas hay en él. " (Job 23:13-14).

La pregunta para cada uno de nosotros, incluidos todos los que hemos experimentado a un vuelco, es "¿Cómo afecta esto a mi relación con Jesús?" Para el seguidor de Cristo, la respuesta se encuentra en una pregunta adicional: "¿Deseo cualquier cosa que me lleve en el curso de amarlo, adorarlo, servirlo y honrarlo aunque sea duro y doloroso? Sé que estoy en su mano sin importar a qué vuelco me enfrente. ¿Estoy dispuesto a no solo permitir sino que incluso dar la bienvenida a lo que Dios elija que sea a mi suerte, de acuerdo con su voluntad?"

Por definición, un vuelco afecta todos los aspectos de nuestra vida.

Si nuestra vida toma un vuelco de su curso recto, todo se ve afectado. Todo nuestro ser ha girado en una dirección completamente diferente. El dolor que experimentamos como resultado es integral, que nos afecta mental, emocional, relacional y posiblemente físicamente.

Pablo estaba tan profundamente afectado por uno de los muchos vuelcos en su suerte que dijo que Satanás tenía que estar involucrado. "Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera; " (2 Corintios 12:7). Todos hemos experimentado tales "espinas". Podrías ser un CEO talentoso al frente de una reunión de negocios visionaria, pero si una astilla está incrustada en tu pulgar, nada te liberará del doloroso latente que te atraviesa mientras hablas.

Esto debe ser lo que Pablo experimentó, y tenemos que preguntarnos por qué Dios lo permitiría. Pablo era un predicador ungido y persuasivo cuyo audaz liderazgo y ejemplo de sacrificio llevaron el poder del Evangelio de Cristo en nación tras nación. En pocas palabras, Pablo era probablemente la voz más efectiva para Jesucristo en el mundo en ese momento. Con el cristianismo de sólo unos pocos años de edad y confinado a un pequeño número de personas en una pequeña región del mundo, ¿por qué permitiría Dios que la obra de Pablo se viera obstaculizada?

Pablo deja claro que a pesar de que su espina vino del enemigo, sirvió a una intención de Dios. Incluso nombró esa intención: "para que no me enaltezca sobremanera;" (12:7). El ministerio de Pablo fue tan poderosamente ungido que Dios tuvo que contenerlo. Sin esa moderación, sugirió Pablo, el resultado podría haber sido un orgullo mortal.

Sólo tenemos que mirar a nuestro alrededor a tantos pastores caídos a lo largo de los años para saber que la misericordia de Dios estaba detrás de la espina de Pablo. Cuando se trataba de un vuelco en su propia suerte, Pablo entendió que tenía un propósito. Él sabía que no importaba lo que le pasara, — y le pasó casi de todo — esto venía de la mano del Padre cuyo amor por él nunca estuvo en duda.

Pablo expresó esto a los romanos en una frase que multitudes de cristianos de todo el mundo hoy conocen de memoria. "Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados." (Romanos 8:28). Pablo incluso describió este "bien" en su carta a los Efesios. "En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad"  (Efesios 1:11).

Un vuelco puede torcer nuestra vida en una dirección desagradable, y en algunos casos, puede parecer como si el vuelco no tiene ningún buen propósito en absoluto. Sin embargo, Pablo nos asegura que si Dios ha permitido que suceda, está trabajando haciendo algo eternamente bueno, construyendo para nosotros una herencia gloriosa.

El que soportó al mayor vuelco de la historia modeló nuestra respuesta para nosotros.

Por supuesto, Jesús proporciona nuestra respuesta a los vuelcos de la vida. Oró en el Jardín de Getsamani: "…pero no sea como yo quiero [Padre], sino como tú." (Mateo 26:39).

Esta frase — "No es mi voluntad, sino la tuya"— es algo que los cristianos citan a menudo cuando buscan la dirección del Señor. Algunos lo rezan casualmente, como si significara: "Señor, no me importa, cualquier manera estoy bien con ella".

Cuando Jesús oró esto, no fue una ocasión casual. Se enfrentaba a la crucifixión, la muerte más horrible imaginable. Sin embargo, no estaba siendo estoico a través de esta oración. De hecho, acababa de orar para salvarse de la cruz. "Mi Padre, si es posible, que esta copa pase de mí" (26:39). Jesús estaba pidiendo un camino recto, no el vuelco que Dios había puesto ante él.

Si alguien merecía un pase, fue el Salvador del mundo quien vivió una vida perfecta y sin pecado. Sin embargo, Jesús se asomó a la copa, miró las horribles escorias de todo pecado humano que había allí y tomó esa carga imposible sobre sí mismo.

En Estados Unidos, vivimos con la creencia tácita de que simplemente no debe haber copa, vuelcos o giros en nuestro camino, especialmente si somos cristianos; y sin embargo Jesús bebió plenamente la copa que el Padre le presentó. El "vuelco" en la suerte de Jesús podría haber parecido cruel, pero en realidad era la bondad del Padre para la obra de nuestra salvación por la eternidad y para una vida abundante aquí en la tierra.

Para un mundo que mira, la muerte de Cristo debe haber parecido un desperdicio, una locura.

Pablo afirma que la "locura" de la crucifixión refleja la sabiduría de Dios. "Pues ya que, en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación. Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría; pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura; más para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios. (1 Corintios 1:21-24).

Nuestro Padre tiene el control de todos los vuelcos en nuestra suerte, tal como lo fue sobre el de su Hijo. Por lo tanto, si controla el comienzo de nuestro vuelco, también controla su propósito y su fin. Nuestro vuelco puede ser irreversible — una muerte, una herida, una discapacidad — aparentemente terminando todos nuestros sueños. Sin embargo, nuestro vuelco no es el fin del plan de Dios para nosotros.

El vuelco en tu vida puede ser inmutable, pero tu corazón nunca es inmutable. Tú puedes decir, "Esta tormenta nunca terminará. Ha naufragado mi vida más allá de toda esperanza de reparación." Sin embargo, él te ha proporcionado algo para llevarte a través de tu tormenta a su increíble gloria.

Si tenemos un vuelco, Jesús nos pide que lo cambiemos por él. "Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo." (Juan 16:33). Nuestro vuelco no debe cambiar nuestra mentalidad. Puede afectar todos los aspectos de nuestras vidas, cada hora de nuestros días, pero no es el fin de nuestras vidas. Nuestro comienzo y nuestro fin están en Cristo.

Los insto a orar conmigo: "Señor, eres bueno en todas las cosas. Tú tienes en mente mi bien, a través de todas las cosas. Por lo tanto, no se haga mi voluntad, sino la tuya en este vuelco y a través de él. Ha cambiado la trayectoria de mi vida, pero no ha cambiado el propósito de mi vida. Mi propósito está en tus manos. Señor, lo que sea que tengas para mí hoy, ese es mi gozo porque tú eres mi gozo." Amén.

A SPIRIT SET FREE BEHIND BARS

The Great Physician came to heal the sick, and he continues to do his powerful work in the United States’ prisons.

READ NOW

DAILY ENCOURAGEMENT IN YOUR INBOX

Sign up now to receive our Daily Devotional or E-newsletter.

SUBSCRIBE

Download PDF