Favor Especial | World Challenge

Favor Especial

Gary Wilkerson
March 19, 2018

Escuchando el llamado de Dios a un amor más elevado

Todos quieren ser especiales. El mundo lo sabe y las empresas lo capitalizan. Es por eso que nos ofrecen diferentes niveles de "especialidad" para hacer negocios con ellos. Los hoteles, las líneas aéreas y otros promocionan los niveles de oro, plata y bronce para sus miembros. Cuanto más utilices el servicio, de mayor categoría será tu membresía, con todo tipo de ventajas para obtener descuentos y promociones. Te hacen sentir especial por elegir su negocio.

Hay otro tipo de favor especial que podemos recibir; se trata de un nivel más personal. Este es el favor especial que muestran los amigos que hacen un esfuerzo adicional por nosotros. Necesitaba este tipo de favor hace unos años cuando me rompí la espalda y me vi incapacitado por un tiempo. De repente, mi familia y yo estábamos en una situación de gran necesidad.

Fue entonces cuando intervino una joven pareja que trabaja en nuestro ministerio. De hecho, se mudaron a nuestra casa para facilitarnos la vida. Fueron a la tienda de comestibles para nosotros, cocinaron para nosotros, limpiaron para nosotros. Las cosas domésticas parecen menores cuando puedes hacerlas tú mismo, pero se vuelven grandes cuando no puedes. Eso ayudó a nuestra familia a pasar una temporada extremadamente dura. ¿Puedes imaginar el tipo de amor que esto involucró?

Esta joven pareja nos bendijo con una devoción que nunca olvidaré. Lo que nos mostraron realmente fue un favor especial. Sin embargo, Dios le muestra a su pueblo un tipo de favor que es aún más especial que esto.

Pablo presentó a los filipenses al concepto del "favor especial" de Dios. "Y estoy seguro de que Dios, quien comenzó la buena obra en ustedes, la continuará hasta que quede completamente terminada el día que Cristo Jesús vuelva. Está bien que sienta estas cosas por todos ustedes, porque ocupan un lugar especial en mi corazón. Participan conmigo del favor especial de Dios" (Filipenses 1: 6-7, NTV, mi énfasis).

Cualquiera que lea este pasaje pensaría, "¡Inscribanme allí! Eso suena como el paquete de oro de Dios. Quiero lo mejor de todo lo que tiene para mí.”

Sin embargo, el favor del Señor es muy diferente al del mundo, como Pablo señala al completar el último versículo: "Participan conmigo del favor especial de Dios, tanto en mi prisión como al defender y confirmar la verdad de las Buenas Noticias” (1:7).

Espera, ¿...que? ¿Pablo recibió el favor especial de Dios al ser enviado a la cárcel? ¿Cómo podría ser encadenado y silenciado para revelar el favor? Pablo había predicado a miles, visto multitudes cayendo de rodillas clamando por salvación. Se presentó ante reyes y jueces y recibió una revelación personal de Jesús. Esto suena más como el “favor”. Pero entonces, ¿cómo el descender de todo eso a una celda de prisión se convierte en favor especial?

Contrariamente a toda razón, Pablo describe su situación como si fuera una membresía de club de nivel de oro. Y estaba agradeciendo a los filipenses por apoyarlo en su encarcelamiento, de la misma forma en que la pareja de jóvenes me apoyó en mi prueba. Puedes ver que lo que Pablo describe aquí debe ser traducido a través de un corazón espiritual. Nos muestra que es probable que Dios nos lleve a lugares incomprensibles cuando quiere realizar un trabajo especial en nuestras vidas.

Pablo sabía que el favor de Dios está sobre nosotros no solo cuando las cosas van bien.

De hecho, lo opuesto puede ser muy cierto. A veces es cuando la vida se vuelve más difícil es cuando Dios hace su mayor obra en nosotros. Tengo un amigo que estaba en el grupo de adoración de una iglesia que una vez pastoreé. Cuando una joven mujer comenzó a asistir, mi amigo se enamoró de ella. Ella solo había sido cristiana por un corto tiempo y tenía una historia difícil. Pero mi amigo se enamoró de ella y terminaron casándose. Los sueños que había tenido durante tanto tiempo en su caminar con Jesús comenzaron a hacerse realidad. Una y otra vez me dijo: "Gary, estoy tan bendecido de estar con ella. El favor de Dios está todo sobre mí."

Pero su matrimonio sufrió un tropiezo. La esposa volvió a su antiguo estilo de vida, cayendo más profundamente que antes en una adicción hasta que finalmente dejó a mi amigo por completo. Estaba devastado, inconsolable, no solo por la esposa que perdió, sino por la sensación de perder la presencia de Dios. "Pensé que estaba siguiendo su voluntad cuando nos casamos", me dijo. "No sé qué pensar ahora.”

A medida que mi amigo pasó por esa prueba, podría haber recurrido a ciertas enseñanzas a las que se aferran muchos cristianos heridos. Afirmar: "No te preocupes, todo estará bien. Dios lo va a solucionar por completo ". Me molesta cada vez que escucho predicar este mensaje, porque les hace un terrible daño a los cristianos.

Las heridas de la gente son reales. Y cuando sus pruebas empeoran en lugar de mejorar, se quedan rascándose la cabeza. Luego, cuando las cosas dan un giro final y trágico, quedan aún más devastadas. Ahora no tienen a dónde ir con su corazón roto, pues se suponía que Dios arreglaría todo. No es de extrañar que tantas personas heridas se vayan de la iglesia para siempre.

Como pastor, tengo que decirte: no todo estará siempre bien. No todos los matrimonios duran. No todas las personas se recuperan de sus adicciones. He enterrado a algunas personas en nuestra iglesia que no debería haber tenido que enterrar, incluso gente joven. Hay muchas razones por las que ocurren tragedias. Mi punto es este: el mundo en el que vivimos y las pruebas que enfrentamos son reales. Y necesitamos un Dios real y fiel que caminará amorosamente a nuestro lado mientras atravesamos esas pruebas.

¿Hay una crisis en tu familia? ¿Es financiera? ¿Relacional? ¿Emocional? Dios quiere que sepas que él está contigo, que tiene su mano sobre tu hombro, sus brazos a tu alrededor, su fuerza debajo de ti para llevarte a través de tu hora oscura.

Mi amigo podría haberse vuelto amargado. Muchos cristianos lo hacen cuando experimentan pérdidas como la suya. Creen que han perdido el favor que alguna vez tuvieron. Pero esa no es la manera en que Dios hace las cosas. Él no es un Dios que busca quitarnos las cosas buenas; él busca formas de bendecirnos. Él está por nuestro bien, incluso para restaurar lo que ha sido quitado. Cuando la esposa de mi amigo regresó a un estilo de vida pecaminoso, ella tomó una decisión. Esa elección no fue la elección de Dios para ella; era su propia decisión. Hirió a su esposo y destruyó su matrimonio.

A pesar de su dolor paralizante, mi amigo mantuvo su fe. Luchó a través de esa prueba insoportable, y Dios siguió construyendo su fortaleza. Sus circunstancias no cambiaron, pero todos los que lo conocieron notaron que su corazón se estaba moviendo gradualmente del bronce a la plata y al oro en el reino de Dios. El Señor tenía más reservado para su vida, y solo vendría a través de su favor especial.

Si alguna vez un hijo de Dios pudiera haber estado convencido de haber perdido el favor de Dios, ese era David.

Si había un israelita que obviamente conocía el favor de Dios, era el increíble joven ungido para ser el rey de Israel. Desde muy joven, David tenía todo a su favor: era un poderoso guerrero a quien el rey Saúl quería a su lado en la batalla. Y era carismático: cuando los ejércitos de Saúl regresaban en victoria, las multitudes vitorearon a David más que al rey. David era guapo y talentoso, un músico que escribió canciones que el pueblo de Dios todavía canta hoy. Todo lo que tocó parecía bendecido por el favor de Dios.

Pero algo salió mal en la vida de David; de hecho, todo estaba mal. Los hermanos de David estaban celosos de él. Y también Saúl, quien se enfureció súbitamente e intentó matar a David. Finalmente, David tuvo que huir, escondiéndose en una cueva en el desierto. Toda esa autoridad: ¿por qué se la quitaron de la noche a la mañana?

Escucho de muchos cristianos que se preguntan lo mismo sobre sus vidas. Caminaron en el favor de Dios durante años cuando de repente las cosas se vinieron abajo, y ahora cuestionan todo: ¿realmente escucharon al Señor? ¿Dios será fiel con ellos? ¿Vale la pena seguir creyendo? La respuesta de David revela todo: "David halló fortaleza en el Señor su Dios" (1°Samuel 30:6).David pudo haber cedido al desaliento, pero mantuvo su fe.

Amigo, cuando tu vida sufre un tropiezo y estás temblando en una cueva oscura, es cuando se forma tu carácter. Para Pablo, fue en la cárcel; para David, fue en una cueva. Mientras preparaba este mensaje, estudié la vida de oración de David. Creas o no, cuando las cosas iban bien para David, la Biblia no lo registra orando. (David cantó Salmos, pero la adoración es diferente de la devoción íntima.) Eso cambió durante la crisis de David. Dentro de la cueva, se convirtió en un hombre de intensa oración.

Tu cueva oscura es también donde descubres quiénes son tus amigos.

Se corrió la voz a través de Israel sobre la crisis de David, y grupos de personas se unieron a él. Incluso sus hermanos distanciados vinieron a apoyarlo. Entonces apareció un grupo de "hombres poderosos" que dieron a David su lealtad. Estos soldados no querían condecoraciones o reconocimiento, vinieron solo porque amaban a su líder.

Todo esto refleja un aspecto increíble del favor especial de Dios: mientras soportamos nuestra noche oscura, él trabaja para reconciliar nuestras relaciones. Nuestro Señor está más preocupado por nuestras pérdidas relacionales que nosotros. Y restauraciones hermosas como la de David nunca pudieron haber sucedido sin su crisis.

Después de esto, vemos una nueva autoridad espiritual en la vida de David. En 2°Samuel 5, se mueve en él un poder sobrenatural que antes no conocía. Eso nunca hubiera sucedido sin el moldeo divino que viene a través del favor especial de Dios.

Tu temporada oscura no tiene que cambiar para que sepas que aún estás en el favor de Dios. La mayoría de nosotros oramos para que Dios cambie nuestras circunstancias difíciles. Pero si supiéramos la obra increíble que él está moldeando en nosotros, no querríamos que las cosas cambien en nada, porque lo mejor está por venir.

¿Recuerdas a mi amigo, el músico de adoración? Mientras caminaba fielmente a través de su dolor, el Señor envió a alguien más a su vida. Ella es una cristiana increíble con una fe hermosa que estaba en camino a una posición ejecutiva superior con una firma en la ciudad de Nueva York. "Está fuera de mi alcance", me confidenció mi amigo mientras salían. Pero su prometida no pensaba igual. Se casaron y se convirtió en un líder en un importante ministerio. Ellos son muy felices hoy.

Mi amigo pensó que había perdido el favor de Dios, pero ese no era el caso en lo absoluto.

Dios trabajó en su trágica pérdida para diseñar una bendición que mi amigo nunca podría haber imaginado. Se preocupó por la vida familiar de mi amigo y se la devolvió, tal como lo hizo con David. Y todos a su alrededor fueron testigos de cómo esta bendición fue haciéndose realidad.

Ese es el Dios que muestra a sus hijos un favor especial. Y quiere darte ese favor en tu crisis. Te lo prometo: si mantienes tu fe, conocerás las profundidades del amor de Dios como nunca antes. Y encontrarás que tu vida cambia de maneras increíbles, marcadas por su amor sobrenatural. ¡Amén!

Download PDF