LA BONDAD DE DIOS | World Challenge

LA BONDAD DE DIOS

Gary WilkersonJanuary 18, 2021

El atributo que nos bendice totalmente

La bondad de Dios simplemente no puede ser ignorada. Trasciende y sobrepasa nuestro entendimiento, mientras nos bendice en cada momento de nuestra vida. Su bondad no se puede definir, pero conocemos que es cierta por medio de las Escrituras y del testimonio del Espíritu. ¿Cómo puede un ser humano entender la impresionante bondad de Dios?

Todo esto plantea una seria pregunta : ¿Es realmente la bondad de Dios lo que creemos que es? Dios tiene muchos atributos que no son muy populares entre los cristianos. En la Biblia, leemos de su juicio, justicia e ira. La sola mención de estos rasgos aparentemente "duros" en Dios hace que mucha gente tiemble de miedo. Sin embargo, si el Señor es bueno y estos rasgos lo describen, entonces también debemos considerarlos buenos.

¿Por qué, entonces, cerramos los ojos a rasgos tan “duros”? ¿Por qué no es su efecto acercarnos más al Señor, adorarlo en su totalidad como “verdaderos adoradores (que) adorarán al Padre en espíritu y verdad” (Juan 4:23)? ¿No son estos rasgos parte de la bondad de Dios también?

Lo primero que hay que establecer acerca de la bondad de Dios es que él es un ser singular y supremamente bueno.

La bondad esencial de Dios es lo que nos asegura que, por ejemplo, su justicia es importante. También sabemos que su ira es algo bueno y no malo. Además, su rasgo de santidad nos trasciende y está fuera de nuestro alcance, sin embargo, Dios libera su santidad en nuestros corazones para transformar nuestras vidas.

Sin embargo, cuando los pastores predican sobre estos rasgos impopulares de Dios, algunos cristianos piensan: “Me alegraré cuando esta serie de sermones haya terminado. Estoy listo para escuchar algo práctico para mi vida”. En verdad, cada aspecto del carácter de Dios tiene implicaciones prácticas para nuestra vida, incluyendo las impopulares, porque cada uno procede de su bondad.

Una palabra teológica puede ayudar aquí. Se llama la simplicidad de Dios, lo que significa esencialmente que Dios es uno, que no está dividido en cosas diferentes. No es un poco de ira y un poco de misericordia; no es más juicio y menos compasión. Cada atributo de Dios está envuelto en su bondad, y podemos confiar en todos ellos. De hecho, si ese no fuera el caso, estaríamos en serios problemas.

Si Dios fuera todopoderoso, sería como el dios griego Zeus, arrojando rayos sobre nosotros cada vez que tenga sus caprichos. Un Dios todopoderoso también tiene que ser un Dios misericordioso. Casados juntos, estos rasgos conforman lo que yo llamo la bondad muscular de Dios. Es musculoso porque mantiene ambos extremos del espectro en igual potencia. Su bondad no es suave en un extremo y duro en el otro; es poderosa en todos los aspectos. Permitanme ilustrar.

En World Challenge, nuestros líderes usan un conocido libro de misiones llamado When Helping Hurts “Cuando ayudar duele”. Habla de cómo las obras misericordiosas pueden dañar realmente a las comunidades necesitadas si esas obras no se hacen con un objetivo en mente orientado a la justicia. Verás, un don de dinero o suministros sólo ayuda a una comunidad empobrecida si construye su dignidad y autosuficiencia en lugar de alimentar una dependencia continua. Las agencias de misiones han aprendido esto de la manera difícil a lo largo de décadas. La compasión sin un justo fin —la justicia para los receptores— carece de poder. Parece misericordioso, pero termina siendo un gesto vacío que alimenta la dependencia en lugar de la dignidad.

Lo mismo es cierto para los rasgos aparentemente “duros” de Dios, como su juicio justo. Debemos alegrarnos de que Dios ejerza un juicio justo; sin ella, la destrucción realizada por el mal correría desenfrenada. Sin la causa justa de las fuerzas aliadas al interponerse en el camino del mal nazi, muchas más vidas se habrían perdido en el holocausto.

Así que los atributos supuestamente “más suaves” de Dios no revelan debilidad, ni los rasgos “más duros” revelan rigidez. Todos los atributos de Dios están plenamente abarcados y expresados en un ser supremamente bueno.

Algunos movimientos eclesiásticos construyen doctrinas enteras en torno a rasgos de Dios que ignoran sus otros rasgos.

Gran parte del Evangelio de prosperidad enfatiza una especie de pensamiento positivo que se centra sólo en recibir cosas agradables en la vida. En esos círculos, todas las pruebas son vistas como provenientes de Satanás y deben ser negadas y rechazadas. El apóstol Pablo predicó una visión muy diferente de las pruebas. Testificó a la iglesia en Efeso que el Espíritu Santo lo llevaría directamente a pruebas que le causarían un gran sufrimiento. “Ahora, he aquí, ligado yo en espíritu, voy a Jerusalén, sin saber lo que allá me ha de acontecer; salvo que el Espíritu Santo por todas las ciudades me da testimonio, diciendo que me esperan prisiones y tribulaciones.” (Hechos 20:22-23).

Pablo sabía que el sufrimiento es parte de la vida cristiana. De hecho, es una parte significativa de tomar la cruz de Cristo. Por eso Pablo dijo que debemos prestar atención a todo el consejo de Dios, no sólo a las partes agradables. “Porque no he rehuido anunciaros todo el consejo de Dios” (Hechos 20:27). Predicar todo el Evangelio le dio a Pablo una conciencia clara ante Dios, y esto aumentó su autoridad.

Algunos ven la bondad de Dios encarnada en su generosidad de dar. A menudo, sin embargo, Dios puede expresar bondad al ocultarnos cosas aparentemente buenas, incluso cuando las buscamos de él. Jesús describe la generosidad de Dios cuando dice: “¿Qué padre entre vosotros, si su hijo pide un pez, en lugar de un pez le dará una serpiente...?” (Lucas 11:11). Sin embargo, ¿y si buscamos al Padre por algo que sea una falsificación de su bondad? ¿Debemos esperar que Dios nos lo dé? En ese caso, la negación de Dios es tan misericordiosa como cuando da. Esa es la disciplina amorosa de un padre cariñoso y considerado. Mientras nos protege de la falsificación, también nos conserva lo que es totalmente bueno para nosotros.

Todo el consejo de Dios es esencial también de otra forma. Si tendemos a evitar un aspecto de su carácter, todo el consejo de Dios revela que nuestro testimonio está incompleto. Por ejemplo, si hablo de la gracia de Dios, pero me niego a reconocer su justicia, pierdo gran autoridad.

Lo mismo puede suceder con movimientos rígidos y de hiper santidad que niegan el placer humano. Cuando predican a un Dios santo que nunca está complacido y sólo juzga, uno que provoca gran miedo sin amor compasivo, se pierde el verdadero testimonio del amor compasivo y la misericordia de Dios.

Figuras bíblicas de ambos Testamentos lo reconocieron. Estaban familiarizados con el tierno amor de Dios, pero cayeron sobre sus rostros con un terror asombroso cuando se enfrentaron a su santa presencia. El profeta justo Isaías testificó: “¡Ay de mí! Porque estoy perdido; porque soy un hombre de labios inmundos, y vivo en medio de un pueblo de labios impuros; porque mis ojos han visto al Rey, el Señor de los ejércitos!” (Isaías 6:5). Algo similar sucedió siglos después cuando el Padre habló desde el cielo en el Monte de la Transfiguración. Cuando declaró: “Mientras él aún hablaba, una nube de luz los cubrió; y he aquí una voz desde la nube, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia; a él oíd. Al oír esto los discípulos, se postraron sobre sus rostros, y tuvieron gran temor.”  (Mateo 17:5-6). Es una escena de temblor, pero también refleja la bondad de Dios.

Sólo cuando los rasgos de Dios son vistos como uno —juzgar y perdonar, justo y misericordioso, trascendente e inmanente, santo y compasivo— presentamos todo el Evangelio con plena autoridad. La bondad de Dios no es ni “suave” ni “dura”; es profunda, entera y poderosa. Aunque está más allá de nuestra capacidad de comprender plenamente, su bondad actúa completa y poderosamente en nosotros de maneras prácticas.

¿Cómo cambiamos nuestro enfoque de lectura bíblica de ¿Cómo me beneficia esto? a ¿Qué me dice esto sobre el Dios supremamente bueno?

Tenemos que pedirle al Espíritu Santo que nos dé una nueva lente a través de la cual leer las Escrituras. La Biblia no es un libro de bendiciones. Es un libro sobre Dios que es totalmente bueno, y su mensaje sobre esto es serio.

Piensen en el joven rico, un hombre que pudo haber vivido una vida tan perfecta y buena como cualquier persona podría. Considera lo que sucedió cuando se acercó a Jesús. “Al salir él para seguir su camino, vino uno corriendo, e hincando la rodilla delante de él, le preguntó: Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna? Jesús le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno, sino sólo uno, Dios.” (Marcos 10:17-18).

Por supuesto, sabemos que Jesús es bueno; ¡es la tercera persona de la Trinidad! Evidentemente, sin embargo, este joven sólo conocía a Jesús como maestro, no como divino. Por lo tanto, Cristo se dirigió a él en consecuencia, diciendo que sólo Dios es bueno. Jesús entonces demostró que esto era cierto. Cuando Jesús le dio al joven un amoroso desafío, la bondad que había tenido este joven durante toda su vida flaqueó.

“Entonces Jesús, mirándole, le amó, y le dijo: Una cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme, tomando tu cruz. Pero él, afligido por esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones.” (10:21-22).

Amigo, si Jesús nos dice que sólo hay un ser bueno en todo el universo, será mejor que prestemos atención. Incluso entonces, la bondad de ese ser hacia nosotros es real a pesar de saber que flaquearemos. “Entonces Jesús, mirándole, le amó” (10:21).

Esto lleva a mi punto final sobre la bondad muscular de Dios y todo el consejo de su Palabra. Cuando hablamos de arrepentimiento, la mayoría de nosotros imaginamos una fuerte convicción del Espíritu Santo que llena nuestro corazón y nos provoca dolor. Para muchos, el arrepentimiento cae en la categoría “dura” de los rasgos de Dios. Una vez más, Pablo viene al rescate, predicando: “O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento” (Romanos 2:4). Dios desea que sus rasgos de bondad y misericordia nos lleven al arrepentimiento antes de experimentar cosas como su justicia y su santa ira.

Nuestro Dios es totalmente bueno, y puede elegir cualquier manera que desee para llevarnos al arrepentimiento (lo que, después de todo, simplemente significa darse la vuelta e ir en la otra dirección). Es hora de aceptar tanto su disciplina como su amor, porque ambos vienen de parte de un Dios supremamente bueno. Esas son buenas noticias.

Download PDF