¡UNA FE QUE AGRADABA A DIOS! | World Challenge

¡UNA FE QUE AGRADABA A DIOS!

David WilkersonJanuary 9, 2015

"Antes que [Enoc] fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios". ¿Qué era lo que agradaba tanto a Dios de este Enoc? Era que su caminar con Dios producía en él ese tipo de fe que Dios ama. Estos dos versículos no pueden ser separados: "Antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios. Pero sin fe es imposible agradar a Dios" (Hebreos 11:5-6).

A través de la Biblia y en toda la historia, los que caminaron con Dios se volvieron hombres y mujeres de fe. Si la Iglesia está caminando con Dios diariamente, constantemente en comunión con nuestro Señor, el resultado será un pueblo lleno de fe: Una fe verdadera que agrada a Dios.

Algunos conducen seminarios de fe, distribuyen cintas que sobre la fe, citan pasajes que hablan de la fe; todo esto para intentar producir fe en los oyentes. "La fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios" (Romanos 10:17). Pero Jesús es La Palabra. "La letra mata", dice la Escritura (2 Corintios 3:6), y sin la comunión íntima con Jesús, la letra produce una emoción muerta, egoísta y exigente, algo que no tiene nada que ver con la fe en lo absoluto; y Dios lo aborrece. La fe viene por oír Su Palabra y por caminar cerca de Él. Siempre debemos tener "puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe" (Hebreos 12:2). Este íntimo caminar con Dios hace falta hoy en la Iglesia. La fe es saber realmente quién es Dios. La fe es estar familiarizado con Su gloria y su majestad. Los que Le conocen mejor, son los que confían más en Él.

Muéstrame un pueblo que camina cerca de Dios, que aborrece el pecado, que está desarraigado de este mundo y que conoce Su voz, y veremos un pueblo que no necesita muchos sermones ni enseñanzas sobre la fe. No necesita saber los "10 pasos" para tener fe. La verdadera fe viene del mismo corazón de Jesús. Y será Su propia fe, no la nuestra, ¡la que crece y emerge de nuestros corazones!

El caminar de Enoc con Dios no valdría nada si no hubiera producido una fe correspondiente que haya estado en constante crecimiento: "Por la fe Enoc fue traspuesto" ¡Qué verdad tan increíble! Toda su fe se centraba en un único gran deseo de su corazón: ¡Estar con el Señor!

Download PDF