Spanish Newsletters

Último Favor

Gary Wilkerson

La palabra “favor” es muy usada en la Iglesia en estos días. Los pastores alrededor de todo Estados Unidos prometen a las personas que Dios los va a favorecer. Tristemente, a lo que ellos se refieren está limitado a cosas materiales, posiciones — mejores casas, automóviles y trabajos, una familia feliz y que los ingresos económicos crezcan día a día. Yo en verdad creo que Dios favorece a su pueblo de esta manera. Pero hay un peligro cuando vivimos esperando esta clase de favor al punto de perder algo mucho más grande.

Una vida de dar

Gary Wilkerson

Era la noche de la Última Cena, y Jesús estaba terminando su conversación final con los discípulos. Todo lo que dijo aquella noche fue sabiendo que él estaba a punto de dejarlos. Así que concluyó la reunión con una oración de aliento acerca de cosas que venían: una Iglesia que debía vencer y ser triunfante; un pueblo en el que su amor por otras personas fuese un testimonio al mundo; un poder divino y autoridad fluyendo a través de sus seguidores; y la gloria del Padre descansando sobre su pueblo. Éstas fueron todas las cosas que Jesús quería dar a su Iglesia a través del Espíritu Santo.

Ten cuidado cuando crees estar firme, no sea que caigas

David Wilkerson

"Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga" (1°Corintios 10:12 VRV). Qué quiere decir el apóstol Pablo cuando advierte a sus hermanos en Cristo, “ten cuidado, no sea que caigas”? ¿Estaba el preocupado de que estos creyentes estuvieran en peligro de caer en graves pecados de la carne?  Por cierto que Corinto era una gran ciudad comercial llena de pecados repugnantes. Muchos cristianos allí se habían complacido en pecados carnales antes de ser salvos.

Consumido por el celo

Gary Wilkerson

En Juan 2, Jesús entra al templo para un acto que señalaría el comieezo de su ministerio público. (Su milagro anterior en Caná, convirtiendo el agua en vino, no fue una declaración pública). Lo que tiene lugar próximamente es muy dramático:

Conociendo al Espiritu Santo

David Wilkerson

Aquí en la Iglesia de Times Square, cantamos un corito que motiva aplaudir que va así: Mándalo abajo, Señor, mándalo abajo Señor, permite que tu Espíritu Santo venga acá abajo Lo necesitamos, Señor, mándalo acá abajo. Nosotros cantamos otros, coros similares, rogándole al Espíritu Santo que baje. Pero lo cierto es, que el Espíritu Santo ya esta aquí. El bajo del cielo en la Aposento Alto en Pentecostés. ¡Y el nunca se ha ido!

Tiempos de sequia

David Wilkerson

Existe una experiencia común única que ocurre a todo seguidor de Jesús. Estoy hablando de tremendas caídas espirituales que son seguidas luego por grandes conquistas, bendiciones o victorias. Llamamos a estas experiencias "períodos de sequía". Estos parecen como sumergirse en una profunda oscuridad espiritual, una inmersión dentro de una gran prueba luego de haber experimentado un toque especial de Dios.

En Una Hora Todo Cambiará

David Wilkerson

El profeta Isaías nos advierte que en los últimos días Dios "trastornará la faz" de la tierra. Él dice: "He aquí que Jehová vacía la tierra y la desnuda, y trastorna su faz" (Isaías 24:1).

De acuerdo con esta profecía, un juicio súbito vendrá sobre la tierra, y cambiará todo en una sola hora. En ese pequeño lapso, todo el mundo será testigo de la rápida destrucción que caerá sobre una ciudad y una nación, y el mundo nunca volverá a ser el mismo.

El Evangelio de los Parias

David Wilkerson

Luke 15 has been called “The Gospel of the Outcasts.” For centuries this chapter has been seen as God’s Word to those who have fallen. It is a message for all who have wandered from Christ, who once were found but now are lost, who may be bound by a besetting sin.

What exactly is an outcast? In Luke 15, the outcasts are those who have been rejected as failures by society and by the church. They include those who feel rejected by God because of a moral failure.

Un Blanco para La Envidia de Satanás

David Wilkerson

Si Ud. es un creyente que busca a Dios con todo su corazón, Ud. es un blanco.

Este mensaje es para los creyentes que están pasando por una experiencia de prueba severa. Estoy dirigiéndome a aquéllos que soportan profundas pruebas y están agotados mental, física y espiritualmente. Vivimos en un tiempo de gran tensión, cuando las pruebas pueden caer sobre nosotros repentinamente, dejándonos sobrecogidos, cansados y confundidos.