Spanish Newsletters

Permanece en el Amor de Dios

David Wilkerson

Hace 35 años, Dios puso en mi corazón abrir una casa de muchachos en Amityville, New York, en Long Island. Realmente pensé que el Señor estaba detrás de esta obra. Aún así, después de sólo año y medio, los oficiales del estado impusieron regulaciones imposibles para nosotros. Nos dijeron que debíamos tener un psicólogo a tiempo completo, además de un sacerdote o un rabí si aceptábamos muchachos católicos o judíos. No podíamos cubrir los gastos operacionales bajo esas restricciones, así que simplemente cerramos las puertas.

Los Efectos De Ver La Gloria De Dios

David Wilkerson

Las escrituras dicen claramente que es posible que un verdadero seguidor de Jess vea y entienda la gloria de Dios. Ciertamente, nuestro Seor revela su gloria a todo aquel que la pide y busca diligentemente. Ms an, yo creo que la revelacin de la gloria de Dios equipar a Su pueblo en los das venideros. Pablo declara que esa revelacin es "...para edificarlos y darles herencia entre todos los santificados." (Hch. 20:32).

¿Cómo vamos a vencer?

David Wilkerson

Multitudes de cristianos se levantan cada mañana sólo para enfrentar problemas indescriptibles - dolor físico, sufrimiento emocional, luchas financieras. Muchos están tan apresados por problema tras problema, que se preocupan, “Esto es demasiado para manejarlo. ¡Mis problemas están a punto de derrotarme! No tengo más fuerzas para pelear estas cosas. ¿Cómo venceré?”

Nuestro ministerio ha recibido muchas cartas de santos que soportan circunstancias sumamente difíciles diariamente. Recientemente, mi esposa y yo pasamos un día leyendo algunas de estas cartas:

¡Guarda tu afecto por Cristo!

David Wilkerson

En los primeros tres capítulos de Apocalipsis, el apóstol Juan tuvo una visión maravillosa: l ve a Jesús caminando en medio de las siete iglesias del Nuevo Testamento en Asia. Los ojos de Cristo están encendidos, y está vestido con sus ropas sacerdotales. Está claro que l ha venido a juzgar a las iglesias en justicia.

¡No es por la espada del hombre!

David Wilkerson

El Nuevo Pacto de Dios con nosotros puede resumirse en una poderosa declaración: ¡Es su irrevocable promesa librar a su pueblo del dominio del pecado - a través del poder del Espíritu Santo!

Este nuevo pacto elimina todos nuestros esfuerzos inferiores de complacer a Dios por medio de la carne. Es el fin de todos nuestros empeños de vencer al pecado, ya bien sea por nuestra determinación, fuerza, razón o cualquier otro medio de la carne. En resumen, el Nuevo Pacto de Dios nos quita la presión a nosotros -¡Y la pone toda en él!

Los maravillosos beneficios del arrepentimiento

David Wilkerson

Deseo hablarles acerca de dos aspectos muy importantes del arrepentimiento:

  1. Lo que el arrepentimiento requiere, y
  2. ¡Sus maravillosos beneficios!

Mientras más camino con el Señor, más convencido estoy de que el arrepentimiento no es solamente para los pecadores sino que también es para los creyentes. No es algo que se hace una sola vez, sino que es algo que el pueblo de Dios está llamado a hacer hasta que Cristo vuelva.

Dios no te abandonara

David Wilkerson

Un joven pastor me llam hace algn tiempo listo para dejar el ministerio. El Seor estaba usando a este joven en una forma maravillosa. Pero l estaba desanimadosintindose indigno, intil, y que le servia a Dios para nada.

Veras, el y su esposa tenan problemas maritales. Tenan discusiones terribles y se pona peor. l dijo que haba orado por meses pidindole a Dios que sanara su relacin, pero la cosa solo se pona peor. l me dijo que pasaba la mayor parte del tiempo orando por eso que por cualquier otra cosa en su vida y ministerio.

La manera como no ir a Dios!

David Wilkerson

Yo creo que la mayora de la gente que se llama por el nombre de Dios ha aprendido a ir ante l en tiempos de necesidad. Ciertamente, la mayora de los cristianos creen en la necesidad de la oracin. Muchos buscan al Seor diligentemente, yendo ante l con lgrimas, tristeza santa y arrepentimiento. Ellos derraman su corazn ante l con llanto y suplicas desgarradoras, convencidos como David de la Palabra de Dios: Mi corazn ha dicho de ti: Buscad mi rostro. Tu rostro buscar, oh Jehov... (Salmo 27:8).