Spanish Newsletters

Jesús, Santo y Ungido

Aceptando Nuestro Supremo Llamado para Compartir el Gozo del Señor

Hay dos elementos en la vida de Jesús que están destinados a ser parte de nuestras vidas también. Estos son que somos llamados a ser santos y ungidos. Algunos cristianos se asustan cuando escuchan esto. “Pues bien, yo vivo una vida moral y hago lo posible por ser piadoso — pero ¿santo y ungido? ¿Cómo podría ser esto con todos mis errores?”

Sin embargo aquí está, directo de la pluma de Pedro: “porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo” (1°Pedro 1:16).

Una Fe Loca

¿Has sentido que Dios está a punto de provocar algo tremendo en tu vida? ¿Ha hablado a tu corazón: "He preparado algo especial para ti. Estás a punto de entrar en un caminar conmigo que nunca has conocido antes"? Tal vez tu vida ya ha sido grandemente bendecida por Dios. Pero ahora el Espíritu Santo está diciéndote que su antigua promesa está a punto de llegar a su pleno cumplimiento – y que te asombrará.

Si esto describe tu vida en este momento, puedo decirte con la autoridad de las Escrituras: Prepárate para examinar tu corazón.

Las bendiciones de estar en Cristo

Pablo dice, “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo,” (Efesios 1:3). Pablo nos esta diciendo, en esencia, “Todos los que siguen a Jesús están bendecidos con bendiciones espirituales en lugares celestiales, donde Cristo esta.” Que increíble promesa para el pueblo de Dios.

No obstante, esta promesa se convierte en meras palabras si no conocemos cuales son estas bendiciones espirituales. ¿Cómo podemos disfrutar las bendiciones que Dios promete si no las comprendemos?

Ministerio a tiempo completo

Hubo una gran persecución en los primeros años de la iglesia. Durante ese terrible periodo, el apóstol Juan fue apresado y enviado a Roma. El emperador romano en ese tiempo (Nerón o Diocesano) desterró a Juan a la Isla de Patmos. Esta isla era pequeña; un lugar desierto y deshabitado. Estaba poblada solamente por unos pocos prisioneros que habían sido desterrados allí para vivir el resto de sus vidas. Como ellos, Juan fue enviado a Patmos para morir.

Impedimentos a la oracin que prevalece

A travs de la Biblia, se le ordena al pueblo de Dios orar en todo tiempo, tenemos que orar cuando estamos arriba y cuando estamos abajo, en tiempos buenos y malos. Y debemos orar en todo tiempo-periodos de gozo y salud, as tambin como de enfermedad o depresin; pocas de descanso y prosperidad, as tambin como de tristeza y dolor. No importa nuestra situacin o condicin, debemos orar sin cesar.

¡Una Nación Engañada!

En una carta a los cristianos de Tesalónica, Pablo habla de un evento futuro que él llama "el día del Señor." Él escribe:

"Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestra reunión con él, os rogamos, hermanos, que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca.

La Preciosa Sangre de Jess

Sin duda, la sangre de Jesucristo es el regalo ms precioso que nuestro Padre celestial le ha dado a su iglesia. Sin embargo, son pocos los cristianos que entienden su valor y su virtud.

A menudo los cristianos cantan sobre el poder de la sangre. Ciertamente, el himno nacional de la iglesia Pentecostal es, Hay poder, poder, sin igual poder, en la sangre de Jess. Pero la mayora de los creyentes rara vez entran en el poder de esa sangre.

Jesús Lloró

"Estaba entonces enfermo uno llamado Lázaro, de Betania" (Juan 11:1). Muchos cristianos conocen la historia de Lázaro. Él vivió con sus dos hermanas; María y Marta, en la aldea de Betania. Su hogar era un lugar de descanso favorito para Jesús. Cristo sabía que esta familia muy unida lo amaba y él los amaba mucho también. Para Incluso él hizo de este hogar un lugar de retiro espiritual. Era un oasis de tranquilidad lejos de las apremiantes multitudes.

EL PODER DE LA PRESENCIA DE DIOS

La escritura nos provee de infinitos ejemplos de cómo la presencia de Dios empodera a su pueblo para vivir para él. Uno de los ejemplos más poderosos es la vida de Moisés.

Sin la presencia de Dios, Moisés sabía que era inútil hacer cualquier cosa. Cuando el habló cara a cara con Dios, permaneció con una actitud sumisa,“Y Moisés respondió: Si tu presencia no ha de ir conmigo, no nos saques de aquí.” (Éxodo 33.15). Él estaba diciendo, “Dios, si tu no estas con nosotros, no lo vamos a lograr. No daremos un simple paso si no estamos seguros de tu presencia.”

Una Mente Tranquila En Estos Tiempos Turbulentos

Jesús dijo: “No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo” (Juan 14:27). Cristo compartió estas palabras con sus discípulos en la víspera de su crucifixión. Lo hizo para darles consuelo y seguridad en lo que sería la hora más oscura de su fe. Desde ese momento los cristianos a través de los siglos han encontrado consuelo en estas palabras de Jesús, para sostenerlos a través de sus pruebas más difíciles.