Devocionales en Español | Page 9 | World Challenge

Devocionales en Español

Tratando con Sentimientos de Decepción con Dios

Gary WilkersonJune 22, 2020

“De cierto, de cierto os digo que me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis. Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará” (Juan 6:26-27).

Jesús había alimentado milagrosamente a una multitud de miles, asombrando e impresionando a la gente. Estaban listos para seguir ansiosamente a este Mesías que hace maravillas, hasta que él los desafió sobre lo que realmente buscaban. Entonces su adulación se convirtió en desprecio; y se volvieron y multitudes lo dejaron.

Una pregunta que todo cristiano enfrenta al principio de su caminar con el Señor es: “¿Quién está a cargo de mi vida, yo o Jesús?” ¿Permitimos que Dios tenga una dirección total de nuestras vidas o tratamos de determinar por nosotros mismos lo que Dios quiere de nosotros?

Las personas en esta escena fueron rápidas en seguir a Cristo pero fueron igual de rápidas en rechazarlo. Jesús sabía que esto sucedería, por eso, justo después de hacer un gran milagro para esas multitudes, él los confrontó: “De cierto, de cierto os digo que me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis” (ver 6:26).

¿Es lo mismo cierto para nosotros hoy? ¿Qué sucede con nuestro compromiso de fe si las cosas no se cumplen como anticipamos? ¿Seguimos a Jesús principalmente por quién es o por su bendición? El Señor no se doblegará a nuestros deseos para darnos todo lo que queramos, cuando lo queramos. Su deseo es tener una relación con nosotros, una relación continua a largo plazo que dé frutos duraderos. Sus bendiciones son señales de su fidelidad y compasión.

Cuando las multitudes comenzaron a irse, Cristo se volvió hacia los doce discípulos y les preguntó: ¿Queréis acaso iros también vosotros?” (ver 6:67) Esta es una pregunta para todos los cristianos adoloridos de hoy: todos aquellos cuyas oraciones no han sido respondidas de la manera que quisieron; en otras palabras, todos los que están decepcionados con Dios. En esos momentos, todos estamos tentados a rendirnos y alejarnos.

Alabado sea Dios, nuestro compromiso de fe no se basa en lo que Dios nos da, sino en nuestra relación con él y en aquello que sabemos que él es: compasivo, misericordioso y fiel. Y lo mejor de todo, esta relación no depende de nuestro desempeño sino de su fidelidad. ¡Amigo, aférrate a tu fe! Tu Padre celestial está continuamente obrando en favor tuyo.

Download PDF

Debido a que Buscas a Jesús

Carter ConlonJune 20, 2020

“Bienaventurado el hombre que teme a Jehová, y en sus mandamientos se deleita en gran manera. Su descendencia será poderosa en la tierra; la generación de los rectos será bendita” (Salmos112:1-2).

Dentro de estos versículos, el Señor nos muestra la seguridad de aquellos que son piadosos. Hay una razón para caminar con Dios, una razón para leer la Biblia y orar. Dios dice que bendecirá a tus hijos, incluso si ya no están bajo tu techo. Comienza a caminar con Dios, anda tu lugar secreto de oración y haz lo que dice la Escritura; y pronto te dars cuenta de que Dios no está limitado como nosotros lo estamos.

“Por lo cual no resbalará jamás; en memoria eterna será el justo. No tendrá temor de malas noticias; su corazón está firme, confiado en Jehová” (112:6-7). Para aquellos que buscan al Señor, ser libres del temor será una herencia.

Aquellos que están bien con Dios no temerán lo que aparezca en las noticias mañana o suceda en el mundo que los rodea. Cuando María Magdalena y María, la madre de Jacobo, fueron a la tumba después de que Jesús fuera crucificado, acababa de ocurrir un terremoto y un ángel del Señor retiró la piedra de la entrada de la tumba. Cuando esto sucedió, la Biblia nos dice que “de miedo de él los guardas temblaron y se quedaron como muertos” (Mateo 28:4).

¡Nota lo que pasó después! Las dos Marías oyeron la voz del ángel que les decía: “No temáis vosotras; porque yo sé que buscáis a Jesús” (28:5). Creo que lo mismo sucederá en nuestros días cuando las personas tiemblen de miedo al presenciar grandes calamidades en la tierra. Aquellos que hayan elegido seguir a Dios podrán oír y creer cuando el Señor les diga: “No temas porque yo sé que buscas a Jesús”.

Creo que cada creyente llega a un punto de decisión en el que determina ir hasta el final con Dios, una decisión que afecta el resto de su vida. Si hay pecado en tu vida, ¡deshazte de él rápidamente! En lugar de ello, toma la decisión hoy de decir: “No justificaré el mal en mi vida. Por la gracia de Dios, voy a confiar en que él me dará el poder de terminar este viaje en victoria”.

Carter Conlon se unió al equipo pastoral de la Iglesia Times Square en 1994, por invitación del pastor fundador David Wilkerson, y fue nombrado para el cargo de Pastor Principal en 2001. En mayo de 2020, él pasó al cargo de Supervisor General de la Iglesia Times Square Inc.

Download PDF

Nuestra Necesidad Diaria de Cristo

David Wilkerson (1931-2011)June 19, 2020

En toda esta nación, los cristianos están orando por un avivamiento. Muchos esperan que el Espíritu Santo caiga sobre su comunidad y convierta multitudes a medida que Dios arrastra a los pecadores a llenar sus iglesias. Sienten que debido a que han ayunado y orado, Dios enviará automáticamente avivamiento. Pero Dios responde: “No, no jugaré ese juego. Ustedes deben asumir la responsabilidad personal de su testimonio de mí. Deben ser una brillante manifestación de mi Hijo y darme a conocer a sus familias, amigos, vecinos y compañeros de trabajo”.

En pocas palabras, el avivamiento comienza cuando los que te rodean ven a Jesús en ti. ¿Cómo podemos brillar para convertirnos en una manifestación de la verdad? ¿Cómo pueden nuestras vidas convertirse en imágenes tan claras de Jesús que produzcamos en otros una convicción y hambre de Dios?

La clave se puede encontrar en Ezequiel 44. Mientras Ezequiel mira proféticamente los últimos días, ve dos tipos de sacerdocios existentes en la iglesia. Uno es el sacerdocio justo de Sadoc: Sadoc, un ministro piadoso que sirvió a Israel durante el reinado de David, permaneció fiel a David tanto en los buenos tiempos como en los malos, y vivió una vida recta que fue un ejemplo para todos los demás sacerdotes. Luego está el sacerdocio de Elí: Elí, un sacerdote infiel que permitió que la corrupción entrara en la casa de Dios. Era desobediente a la Palabra de Dios, suave con el pecado, perezoso con la santidad; y el ministerio bajo él estaba corrompido por la sensualidad y el amor por el mundo.

Debemos ser como los hijos de Sadoc que vienen a la mesa de Dios para adorarlo: “Delante de mí estarán para ofrecerme la grosura y la sangre” (Ezequiel 44:15). La grosura que Ezequiel menciona aquí representa la mejor parte de una ofrenda, y Dios quiere la mejor parte de nuestra vida.

La sangre de la que habla Ezequiel representa una vida que se rinde a Dios en una consagración sin reservas. En esencia, ministramos al Señor cada vez que confiamos en el poder de la sangre de Cristo, en cada situación y crisis. Aplicar la sangre de Jesús no es sólo una experiencia de una sola ocasión, es una necesidad diaria. Invocamos el poder de su sangre cada vez que necesitamos sanidad, paz mental, limpieza del pecado; y él nos responde.

Hacer estas cosas hace que Jesús se manifieste plenamente en tu vida. Que puedas estar lleno del poder del Espíritu Santo, tocar a los que te rodean y dar a conocer el amor de Jesús. Esto es lo que traerá un verdadero avivamiento.

Download PDF

Un Testimonio como el de Enoc

David Wilkerson (1931-2011)June 18, 2020

“Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios” (Hebreos 11:5). Enoc tuvo una comunión íntima con su Padre celestial y su vida es otro testimonio de lo que realmente significa caminar en fe. Su comunión con Dios fue tan íntima que el Señor lo trasladó a la gloria mucho antes de que su vida en la tierra pudiera haber acabado.

¿Por qué el Señor eligió trasponer a Enoc? Las palabras iniciales de este versículo nos dicen muy claramente que fue por su fe. Además, la frase final nos dice que la fe de Enoc agradó a Dios. Eso es algo a lo que todo creyente cristiano debería aspirar. La palabra griega para “complacido” usada aquí significa: “totalmente unido, completamente agradable, en total unidad. En resumen, Enoc tuvo la comunión más cercana posible con el Señor que cualquier ser humano podría disfrutar. Y esta comunión íntima con Dios fue agradable al Padre.

La Biblia nos dice que Enoc comenzó a caminar con el Señor después de engendrar a su hijo, Matusalén, que vivió hasta los 969 años. Quizás recuerdes a Matusalén como el hombre más viejo registrado en la Biblia (Génesis 5:27). Enoc tenía sesenta y cinco años en el momento del nacimiento de su hijo y luego pasó los siguientes 300 años en comunión con Dios. Hebreos deja en claro que Enoc estaba tan en contacto con el Padre, tan cerca de él en comunión en cada hora, que Dios eligió llevarlo a su hogar. En esencia, el Señor le estaba diciendo a Enoc: “No puedo llevarte más lejos en la carne. Para aumentar mi intimidad, debo llevarte a casa a mi lado”. ¡Así que llevó a Enoc a la gloria!

Hasta donde sabemos, Enoc nunca realizó un milagro, nunca desarrolló una teología profunda, nunca hizo grandes obras dignas de mención en las Escrituras. Sin embargo, leemos esta simple descripción de la vida de este hombre fiel: “Enoc caminó con Dios”.

¿Te imaginas que se diga esto de ti? ¿Anhela tu corazón un caminar más cercano con el Señor? ¿Hay una creciente insatisfacción en ti respecto a las cosas de este mundo?

La verdadera fe se encuentra en esperar en tu Salvador, ministrarle hasta que oigas y conozcas su corazón.

Download PDF

La Búsqueda de Dios por Encima de Todo

David Wilkerson (1931-2011)June 17, 2020

Es imposible tener una fe que agrade a Dios sin compartir una intimidad con Jesús, producto de anhelarlo. Este tipo de vínculo personal cercano sólo puede llegar cuando deseamos al Señor más que cualquier otra cosa en la vida.

El escritor de Hebreos nos da varios ejemplos de siervos llenos de fe que anduvieron estrechamente con Dios. Miremos juntos a Abel: “Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella” (Hebreos 11:4). Abel ofrecía sacrificios al Señor con frecuencia y sus sacrificios siempre requerían un altar.

Abel traía no sólo corderos sin mancha para el sacrificio, sino también la grosura de esos corderos. “Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas” (Génesis 4:4).

La grasa o grosura es importante aquí porque se encendía rápidamente y se consumía, provocando que un aroma dulce se desprenda. “Y el sacerdote hará arder esto sobre el altar; vianda es de ofrenda que se quema en olor grato a Jehová; toda la grosura es de Jehová” (Levítico 3:16). Es un tipo de oración o comunión que es aceptable para Dios, representando nuestro ministerio al Señor en el lugar secreto de oración. El mismo Señor declara que tal adoración íntima se eleva hacia él como un aroma grato. “Porque para Dios somos grato olor de Cristo” (2 Corintios 2:15).

En algún momento, Abel tomó la decisión de buscar una relación con Dios, de tener comunión y compañerismo con él como lo habían hecho sus padres. Su hermano Caín también traía sacrificios, pero eran frutas, una ofrenda que no requería un altar ya que no había grasa, no había nada que consumir. Como resultado, no había aroma grato que se elevara al cielo. En otras palabras, no hubo ningún intercambio personal entre Caín y el Señor. Es por eso que la ofrenda de Abel fue “más excelente que la de Caín”.

El siervo fiel busca el toque de Dios en su vida. Al igual que Abel, no se conformará con menos. Este siervo se dice a sí mismo: “Estoy decidido a darle aal Señor todo el tiempo que quiera de mí en comunión. Anhelo oír su suave y apacible voz hablándome, así que me quedaré en su presencia”.

Amado, que puedas determinar ser este tipo de siervo.

Download PDF

Los Planes Dados por Dios Contra las Tácticas de Satanás

David Wilkerson (1931-2011)June 16, 2020

Pablo escribió dos cartas a los corintios que contenían poderosas enseñanzas. Enseñó acerca de la resurrección, la venida del Señor, el tribunal de Cristo, la muerte al pecado, la justicia por la fe, y el cielo y el infierno. Fielmente, Pablo advirtió a estas personas, las cortejó, les suplicó. Sin lugar a dudas, ningún otro cuerpo de creyentes había sido pastorado con tanto amor, tan bien enseñado y tan edificado por el evangelio de la gracia.

Además, los corintios fueron bendecidos más allá de las enseñanzas de Pablo. Ellos habían experimentado poderosas obras del Espíritu Santo en medio de ellos y habían recibido muchos dones espirituales. ¡Era una iglesia vibrante, profética y en llamas! Sin embargo, increíblemente, varios de estos mismos creyentes bendecidos vivían en la inmoralidad. Pablo había acusado a muchos de ellos de haber cometido “inmundicia” (2 Corintios 12:21) y escribió: “Esta es la tercera vez que voy a vosotros… He dicho antes… que si voy otra vez, no seré indulgente… Por esto os escribo estando ausente, para no usar de severidad cuando esté presente, conforme a la autoridad que el Señor me ha dado para edificación, y no para destrucción” (13:1-2, 10).

Pablo no estaba desmenuzando palabras. Básicamente, él estaba diciendo: “Dos veces les advertido del pecado en su congregación. Se han sentado bajo una predicación piadosa y convincente y han participado del don de la gracia de Dios. Sin embargo, algunos de ustedes han torcido esa gracia al continuar deliberadamente viviendo en la inmundicia”.

Todos los domingos, cristianos profesos se reúnen para adorar, oír la Palabra de Dios y disfrutar del compañerismo. Sin embargo, muchas de estas mismas personas llevan vidas llenas de pecado. Judas advierte: “Ciertos hombres han pasado desapercibidos… hombres impíos, que convierten la gracia de nuestro Dios en lujuria y niegan al único Señor Dios y nuestro Señor Jesucristo” (versículo 4). En otras palabras, las personas intentarán distorsionar y pervertir toda reverencia por las cosas de Dios.

Judas da tres defensas contra las seducciones de Satanás en Judas 20-21:

  1. Edifica tu fe estudiando diligentemente la Palabra de Dios.
  2. Ora en el Espíritu Santo.
  3. No estés ansioso, más bien anhela la venida de nuestro Señor.

Cada uno de nosotros tiene la capacidad de orar, leer la Palabra de Dios y buscar el pronto regreso de Jesús. Si hacemos estas cosas, declara Judas, cosecharemos los beneficios de esta oración: “Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría” (Judas 24)

Download PDF

Guiados por el Gran Pastor

Gary WilkersonJune 15, 2020

Nuestro Pastor es un guía fiel para nosotros en todas las cosas, sin importar cuán defectuosas sean nuestras decisiones. De hecho, él dice: “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Juan 10:10).

Todos conocen la importancia de tener una guía de calidad. Piensa en las decisiones importantes que tomaste en la vida. Los que lo te guiaron, ¿tenían la experiencia, habilidad y conocimiento para llevarte a donde querías ir? Dios usa a sus hijos para ayudar a otros en el camino, pero Jesús da la guía más sucinta y directa de todas, cuando dice muy simplemente: “Sígueme” (Mateo 9:9).

Jesús ilustra la vida rica y satisfactoria que tiene para nosotros, al utilizar la imagen de un corral de ovejas. “Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos” (Juan 10:9). Allí en el corral, sus ovejas están a salvo de todos los enemigos mientras se alimentan de los buenos “pastos” del reino de Dios, disfrutando de salud, paz y libertad.

Satanás busca robarnos la vida que Dios ha diseñado para nosotros. “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir” (10:10). Él lo hace, al tratar de sacarnos del buen “pasto” (es decir, del alimento espiritual crucial) que Jesús nos ha dado. Los cristianos inmaduros son más susceptibles, siempre que sigan con una dieta de “leche”, sin avanzar nunca a la carne de la Palabra de Dios. Son especialmente susceptibles a las artimañas de Satanás en tiempos de crisis, quedando paralizados por el miedo y la preocupación, pensando: “No sé cómo tomar una decisión. ¿Dónde estás, Dios?”

Las Escrituras nos dicen que hay sabiduría en la multitud de consejeros (ver Proverbios 11:14). Dios usa la guía piadosa de un pastor fiel, un consejero profesional o incluso amigos cristianos devotos. La diferencia con Jesús es que él siempre está ahí para nosotros: “Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas” (10:11).

Si quieres una verdadera guía en la vida, conoce la voz de tu Pastor. ¿Necesitas dirección en tu vida? Entonces, vuelve a esa simple palabra del Maestro: “Sígueme”. Mantén tus ojos en Jesús y enfócate en lo que dice su Palabra. Él nunca te falla, nunca te deja y siempre tiene lo mejor en mente para ti.

Download PDF

Seguridad en el Lugar Secreto

Claude HoudeJune 13, 2020

“Señor, ¿qué está pasando? ¿Hay algún lugar seguro?” Este fue el clamor de mi corazón al observar la caída de personas que habían sido muy influyentes en mi vida. Mi corazón estaba quebrantado y confundido; y mi espíritu estaba luchando dentro de mí.

Dios me llevó al Salmo 91, un salmo extraordinario que nos da una visión increíble. “El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente” (91:1). La palabra habitar en hebreo significa reclamar: Reclamar tu posesión, establecer tu residencia, defender para recuperar la propiedad. Literalmente dice: “Esto es mío. Este es mi lugar. Aquí es donde yo me voy a quedar: mi lugar de residencia”. El creyente clama: “¡El lugar secreto es mi lugar! Debajo de una sombra está mi lugar seguro. Cerca de él está el lugar donde yo estoy a salvo”.

El versículo 13 dice: “Sobre el león y el áspid pisarás; hollarás al cachorro del león y al dragon”. Este es un lenguaje poético, profético y preventivo, un lenguaje simbólico que trae luz espiritual. En este caso, el áspid representa la trampa repentina que ataca las promesas de Dios en nuestras vidas. El león es una trampa satánica que ataca los planes y propósitos de Dios. El cachorro de león es la trampa aparentemente pequeña que ataca la pureza de Dios en nuestras vidas. Y el dragón es la trampa silenciosa que ataca la paz de Dios en nuestras vidas.

¡Pero la Palabra dice que pisarás sobre todos ellos! Pisarás al áspid, esa trampa repentina que no viste venir. Estás caminando con Dios y algo te golpea y te deja sin aliento. Quizás tu jefe te llame y te diga que debes irte. Piensas en tu familia y el pensamiento simplemente te atrapa por la garganta.

En ese momento, el enemigo parece tener la capacidad de borrar las promesas de Dios, si lo dejamos. Pero Dios nos dice cómo vencer: “Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré; le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre. Me invocará, y yo le responderé; con él estaré yo en la angustia; lo libraré y le glorificaré. Lo saciaré de larga vida, y le mostraré mi salvación” (91:14-16).

¡No dejes que Satanás te robe tus promesas! La Palabra de Dios es segura y firme; y él es fiel a ti, su amado hijo.   

Claude Houde es el pastor principal de Eglise Nouvelle Vie (Iglesia Vida Nueva) enMontreal, Canadá. Bajo su liderazgo, la Iglesia Nueva Vida ha crecido de unos cuantos asistentes a más de 3500, en una parte de Canadá en la que hay muy pocas iglesias protestantes exitosas.

Download PDF

Discerniendo la Voz del Señor

David Wilkerson (1931-2011)June 12, 2020

El apóstol Pablo dijo: “Me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado” (1 Corintios 2:2).

¿Has buscado conocer la voz de Jesús, sentado en silencio en su presencia, sólo esperando? ¿Lo has buscado por cosas que no puedes obtener de libros o maestros? La Biblia dice que toda la verdad está en Cristo y que sólo él puede impartirla a través de su bendito Espíritu Santo.

Puede surgir una pregunta en tu mente: “¿No es peligroso abrir mi mente a una voz quieta y apacible? El enemigo puede entrar e imitar la voz de Dios y engañarme. ¿Y no debe ser el Espíritu Santo nuestro único maestro?”

Al igual que el Padre y el Hijo, el Espíritu Santo es una persona distinta, viva y divina en sí misma. Las Escrituras llaman al Espíritu Santo, el Espíritu del Hijo: “Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo” (Gálatas 4:6). Él, también es conocido como el Espíritu de Cristo: “El Espíritu de Cristo que estaba en ellos” (1 Pedro 1:11). “Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él” (Romanos 8:9). El Espíritu Santo es la esencia de ambos, Padre e Hijo, y es enviado por ambos.

Hay una manera de ser estar protegidos del engaño durante la oración profunda. Nuestra protección está en esperar. La voz de la carne siempre tiene prisa. Quiere gratificación instantánea, por lo que no tiene paciencia. Siempre se enfoca en uno mismo y no en el Señor, siempre buscando sacarnos de la presencia de Dios.

La voz del enemigo también es paciente, pero sólo hasta cierto punto. Puede ser suave, dulce, segura y lógica. Pero si la probamos, al simplemente esperar, es decir, no actuando de inmediato, probándola para ver si es la voz del Señor, ésta se impacientará y se expondrá sí misma. De pronto se volverá fea y exigente, arremetiendo contra nosotros y condenándonos.

Es por eso que la Biblia dice una y otra vez: “Espera en el Señor, espera en él, espera”. Es durante nuestra espera que estas otras voces son expuestas, o se cansan y se van. Debemos esperar, esperar, esperar, para que tanto el cielo como el infierno sepan que no nos rendiremos hasta que el Señor tome el control.

Download PDF

Jesús Anhela Estar Cerca a Nosotros

David Wilkerson (1931-2011)June 11, 2020

“¿Quién de vosotros, teniendo un siervo que ara o apacienta ganado, al volver él del campo, luego le dice: Pasa, siéntate a la mesa? ¿No le dice más bien: Prepárame la cena, cíñete, y sírveme hasta que haya comido y bebido; y después de esto, come y bebe tú? ¿Acaso da gracias al siervo porque hizo lo que se le había mandado? Pienso que no. Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido ordenado, decid: Siervos inútiles somos, pues lo que debíamos hacer, hicimos” (Lucas 17:7-10).

Sabemos que el amo es Jesús y el siervo aquí representa a cada creyente. El sirviente trabaja duro todo el día y cuando termina, necesita alimento. Él espera oír a su amo elogiarlo por su arduo trabajo y ofrecerle comida para refrescarlo. Pero en cambio, el amo ordena: “Ponte el delantal y sírveme primero. Entonces puedes comer”.

A primera vista, este mandato parece duro y exigente, pero nada más lejos de la realidad. Lo que en realidad se está diciendo es: “Pon el reino de Dios primero y luego todo te será dado”. Ya les había dicho a sus discípulos: “Os he llamado amigos” (Juan 15:15). Y ahora él dice: “Ustedes son mis sirvientes, pero los llamo amigos. Y hay una necesidad en mí que sólo su amistad puede satisfacer. Sí, sé que has estado trabajando todo el día en el campo, pero quiero que te sientes a mi mesa. Hay muchas cosas en mi corazón que quiero decirte”. Esto debería cambiar tu forma de ver la comunión y revolucionar tu vida de oración.

Claramente, esta parábola trata sobre alimentar a Cristo y, evidentemente, nuestro Señor ve este acto como nuestro llamado más alto. Tú podrás objetar: “Pensé que nuestro mayor llamado era ir a los campos de cosecha a trabajar”. Ciertamente ese es un llamado alto, pero Jesús dice que no es el más alto. El “supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús”, como Pablo lo menciona en Filipenses 3:14, es tener comunión e intimidad con Cristo.

Jesús dice: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo” (Apocalipsis 3:20). Debería sentirnos profundamente honrados de que Jesús quiera estar cerca de nosotros y hablar con nosotros.

Download PDF