Devocionales en Español | Page 169 | World Challenge

Devocionales en Español

CUANDO TODO SE DERRUMBE

David WilkersonJanuary 7, 2015

Hoy en día, muchos cristianos corren a las montañas para esconderse de las calamidades crecientes. Los llamados “profetas” están diciendo a la gente que busquen refugios. A los judíos cristianos se les está advirtiendo que regresen a Israel para escapar del colapso financiero que viene a los Estados Unidos.

Yo sé dónde quiero estar cuando todo se derrumbe. Cuando colapse el mercado financiero, yo quiero volver a Wall Street, donde estuve en la última crisis el 19 de octubre 1987. Yo quiero estar ahí, como un moderno Enoc, caminando y hablando con Dios, sin temor. Un testigo pacífico, sin temor, predicando de Jesús a todos aquéllos, cuyo mundo ha colapsado.

Jesús dijo: "¡Id!" y no: "¡Escóndanse!". Yo quiero estar donde está el Espíritu Santo y tú puedes estar seguro de que Él estará allí en el frente de batalla, atrayendo a los afligidos y temerosos.

Enoc vio este mundo impuro. Su propia sociedad era maligna, y a medida que él repasaba la historia de sus días recientes, todo lo que él podía decir era: "¡Impuro, impuro!” Enoc, séptimo desde Adán, profetizó: "He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares, para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra él" (Judas 14-15).

¿Estás caminando con el Señor? Entonces debes ver el mundo como lo vio Enoc: Impuro y repleto del espíritu del anticristo y de palabras ofensivas contra tu Dios. ¿Cómo puedes ser parte de un mundo tan inmundo? ¿Cómo puedes asociarte con aquéllos a quienes Él vendrá a juzgar? Dios viene con decenas de miles de Sus santos para juzgar a un mundo pecaminoso y perdido. ¿De qué lado estás?

Pero si caminas de la mano de Jesús, hablando con Él, escuchándole, entonces aborrecerás este sistema mundano impío. Te pondrás del lado del Señor en contra de los que hablan mal de Él. Oirás al Señor decir: “El que quiera ser amigo del mundo, se constituye en mi enemigo" (ver Santiago 4:4).
 

Download PDF

CAMINANDO CON DIOS

David WilkersonJanuary 6, 2015

“Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios. Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan” (Hebreos 11:5-6).

El significado original de la palabra "caminar" en hebreo, implica que Enoc subía y bajaba, entraba y salía, de ida y de retorno, conversando continuamente con Dios y creciendo. El padre de Enoc, Jared, vivió 962 años. Su hijo, Matusalén, vivió 969. Pero Enoc vivió 365 años, o sea ¡un "año" de años! Durante 365 días, cada año, durante todos los años de su vida, Enoc caminó mano a mano con el Señor. ¡El Señor era el todo en su vida!

Enoc aprendió a caminar con Dios en medio de una sociedad corrupta, sin dejar de ser un hombre común. Él "engendró hijos e hijas" (Génesis 5:22). Estuvo involucrado en la vida cotidiana, tenía una esposa, hijos, responsabilidades y las mismas cargas que nosotros llevamos. Él caminó con Dios, mientras se encargaba de su familia y les proveía.

Aquellos que caminan con Dios están más allá del alcance de Satanás, fuera de su reino de tinieblas y dentro del reino de luz de Cristo. "El cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo" (Colosenses 1:13). Fuimos trasladados de las garras del diablo al corazón mismo de Jesús.

La palabra griega utilizada para "trasladar" aquí, sugiere que Cristo viene personalmente, nos saca del poder del diablo y nos establece en un lugar celestial. Pero Dios sólo traslada a los que caminan cerca de Él, como lo hizo Enoc. Los que están cautivos a voluntad de Satanás no pueden ser tomados y librados de la oscuridad. Realmente tú no eres salvo, hasta que estés decidido firmemente a caminar con Dios. Puedes proclamar que eres salvo y que amas a Dios; puedes decirle al mundo que le perteneces a Él; puedes incluso orar, llorar y leer Su Palabra. Pero a menos que camines cada día con Él, nunca cambiarás. Caerás más y más en la esclavitud.

Download PDF

LES HACÍA FALTA ALGO DE LA GRACIA

Gary WilkersonJanuary 5, 2015

“Como te rogué que te quedases en Éfeso, cuando fui a Macedonia, para que mandases a algunos que no enseñen diferente doctrina, ni presten atención a fábulas y genealogías interminables, que acarrean disputas más bien que edificación de Dios que es por fe, así te encargo ahora” (1 Timoteo 1:3-4).

Pablo estaba instando a Timoteo a permanecer en Éfeso, aunque pareciera que a él le sorprendió esa idea. La razón por la que Timoteo no quería quedarse, quizás era debido a los problemas que la iglesia de Éfeso estaba enfrentando. La gente parecía estar viviendo según su propia justicia, tratando de lucir bien y parecer justos. Cuando alguien tiene justicia propia, sin embargo, a menudo esa persona es engañada y esto la puede llevar a ser codiciosa y ambiciosa.

En este preciso momento había hambre en Macedonia. También había hambre en Jerusalén y pobreza extrema. Mientras Macedonia y Jerusalén estaban padeciendo, al parecer la economía en Éfeso era buena. Ellos tenían una gran cantidad de recursos, pero se aferraban a estos recursos.

Pablo dice en 1 Timoteo 6:17-18: "Manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos. Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos".

Mira la primera palabra que Pablo escribe: “Manda”. Esta palabra quiere decir: “Ordena o da órdenes estrictas". En algunas traducciones dice: "Ordena los que son ricos en este tiempo que sean generosos".

¿Por qué diría Pablo algo como esto: “Mandar a la gente a ser generosa, a no aferrarse más a las cosas”? Suena legalista y lo es, porque es la Ley. La Ley nos muestra dónde estamos fuera de la gracia, dónde nos equivocamos. El mandato que Pablo le dijo a Timoteo que debía dar a los efesios no era tan sólo para lograr que den una ofrenda, sino para hacerles ver que algo de la gracia les hacía falta en sus vidas.
 

Download PDF

LOS CAMINOS DE DIOS SON MAS ALTOS

Carter ConlonJanuary 3, 2015

“Al otro día, de mañana, salió Jonatán al campo, al tiempo señalado con David, y un muchacho pequeño con él. Y dijo al muchacho: Corre y busca las saetas que yo tirare. Y cuando el muchacho iba corriendo, él tiraba la saeta de modo que pasara más allá de él. Y llegando el muchacho adonde estaba la saeta que Jonatán había tirado, Jonatán dio voces tras el muchacho, diciendo: ¿No está la saeta más allá de ti? Y volvió a gritar Jonatán tras el muchacho: Corre, date prisa, no te pares. Y el muchacho de Jonatán recogió las saetas, y vino a su señor.” (1 Samuel 20:35-38).

Considera por un momento la travesía de David que lo lleva hasta este momento difícil en su vida. Debe haber parecido un día normal cuando atendía las ovejas de su padre en el campo. De repente lo llaman para reunirse con el profeta Samuel, quien tomó un frasco de aceite y ungió a David para ser el próximo rey de Israel. Antes de tomar el trono, David comenzó a ganar algunas victorias maravillosas en secreto, seguido por una victoria increíble en público contra un gigante llamado Goliat. El corazón de David debe haber ardido dentro de él mientras caminaba en una unción que produjo tal fe y confianza en su vida.

Poco después, Saúl tomó David como su asistente, y David comenzó a adorar al Señor con canciones que alejaban la oscuridad de la vida de Saúl. David continuó luchando las batallas del Señor, a la vez que experimentaba el poder sobrenatural de Dios, y parecía que ningún enemigo podría contra él.

Eventualmente, sin embargo, el corazón de Saúl se volvió contra David sin otro motivo aparente que la envidia, lo que nos lleva a nuestro pasaje en 1 Samuel. El hijo de Saúl, Jonatán, le dice a David: “Voy a hablar con mi padre. Escóndete en el campo, y yo volveré y tiraré una flecha. Si le digo al muchacho que irá conmigo: 'La flecha está más allá de ti’, significa que debes huir, porque el mal se ha determinado contra ti”.

Así es como yo veo esta situación: Dios estaba tratando de hablarle a David, pero David sólo estaba escuchando parcialmente. El Señor le estaba diciendo: “Tengo un plan para tu vida que cumplirá todos los deseos que he puesto en tu corazón. Está viniendo una transición desde un sistema que falló bajo el liderazgo de Saúl hacia algo que va a marcar el comienzo de un tiempo de renuevo en Israel, y tú vas a dirigirlo. Pero hasta que llegue ese día, voy a llevarte a través de algunos lugares oscuros. Debes seguirme a través de estas montañas y valles, a pesar de que no seas capaz de comprender plenamente”.

Yo creo que ese es el significado más profundo detrás de “la flecha está más allá de ti”. ¡Es una señal y un recordatorio de parte de Dios de que Sus caminos son más altos que los nuestros, y todo lo que Él pide es que lo sigamos!

 

Carter Conlon se unió al equipo pastoral de la Iglesia Times Square en 1994, por invitación del pastor fundador David Wilkerson, y fue nombrado para el cargo de Pastor Principal en 2001. Un líder fuerte y compasivo, y un orador frecuente en conferencias para pastores y líderes dirigidas por World Challenge en todo el mundo.

Download PDF

UN GRAN GRITO

David WilkersonJanuary 2, 2015

A veces tenemos que estar quietos y saber que Él es Dios. A veces el Espíritu trae canciones de amor a Jesús dulces y melódicas. Pero a través de la Palabra de Dios, toda vez que Él trajo victoria sobre los enemigos, el pueblo siempre levantó un gran grito, un fuerte ruido de alabanza al Señor. En el séptimo día en que Israel marchó alrededor de Jericó, se difundió este mandamiento: “Todo el pueblo gritará a gran voz, y el muro de la ciudad caerá” (Josué 6:20).

En Esdras descubrimos que otro gran grito se produjo cuando se echó el cimiento del templo.

“Y cuando los albañiles del templo de Jehová echaban los cimientos…cantaban, alabando y dando gracias a Jehová…y todo el pueblo aclamaba con gran júbilo, alabando a Jehová…Y no podía distinguir el pueblo el clamor de los gritos de alegría, de la voz del lloro; porque clamaba el pueblo con gran júbilo, y se oía el ruido hasta de lejos” (Esdras 3:10-11,13). La palabra hebrea utilizada para “aclamar” aquí significa “romper los oídos”. El llanto de los hijos de Israel era tan lleno de gozo y las alabanzas tan fuertes ¡que “rompían los oídos”!. Algunas personas dicen que no pueden soportar el ruido y los gritos en la iglesia, pero escucha esto: “Pues el Señor mismo descenderá del cielo con un grito de mando” (1 Tesalonicenses 4:16 NTV).

Dios quiere que conozcamos Su palabra en este asunto. Los Salmos nos ordenan aclamar alegremente al Señor. “Aclamar” en hebreo sugiere trueno, chispas y fuego. “Aclamad a Dios con alegría, toda la tierra” (Salmo 66:1). “Cantad con gozo a Dios, fortaleza nuestra; al Dios de Jacob aclamad con júbilo” (Salmo 81:1). “Cantad alegres a Jehová, toda la tierra; levantad la voz, y aplaudid, y cantad salmos...con trompetas y sonidos de bocina, delante del rey Jehová...los ríos batan las manos, los montes todos hagan regocijo” (Salmo 98: 4, 6, 8).

El pueblo de Dios sabe del gran gozo que se produce cada vez que la presencia de Jesús se revela. Si no gritamos Sus alabanzas, los árboles lo harán por nosotros. En la iglesia Times Square cantamos esta canción: “¡Alcen vuestras cabezas, no tengan miedo! ¡Canten hasta que el poder del Señor descienda!” ¡Ese poder es Su presencia!

 

Download PDF

¡UN GOZO GRANDE Y EXUBERANTE!

David WilkersonJanuary 1, 2015

“Me hiciste conocer los caminos de la vida; me llenarás de gozo con tu presencia” (Hechos 2:28).

¿Te has preguntado cómo era Jesús día a día, Su corazón, Su actitud? ¿Se veía destrozado por todas las cargas que llevaba? ¿Lloraba? ¿Había una pesadumbre solemne en su presencia?

Él lloró, y llevó cargas pesadas. En Getsemaní sudó gotas de sangre, y en otras ocasiones gimió y suspiró por la incredulidad, pero la Palabra de Dios deja en claro que Cristo estaba lleno de gozo y alegría.

“Porque David dice de él: Veía al Señor siempre delante de mí; Porque está a mi diestra, no seré conmovido. Por lo cual mi corazón se alegró, y se gozó mi lengua” (Hechos 2:25-26). Al hablar de esto a los judíos, Pedro citó una profecía del Salmo 16. Era una visión de Cristo, que tendría un corazón lleno de regocijo, una lengua que hablaría cosas alegres y un semblante lleno de gozo por la presencia de Su Padre.

Debemos regocijarnos, estar alegres y llenos de gozo por las mismas razones que Jesús estaba alegre. La primera razón de Su gozo es que sabía que era imposible que la muerte lo retuviera. ¡Y así mismo es para nosotros! Este conocimiento destruye la doctrina perversa que dice que Jesús fue puesto en manos del diablo y tuvo que luchar para salir del infierno. ¡Jesús sabía en la tierra que la muerte no lo podía contener y nosotros también lo sabemos!

En segundo lugar, el Señor está a nuestra diestra en todas nuestras tribulaciones. Podemos descansar con esperanza y con expectación, sabiendo Él está a nuestro lado en todo momento.

En tercer lugar, “Porque no dejarás mi alma en [la muerte]” (Versículo 27). Vamos a resucitar a una nueva vida en un nuevo cuerpo, en un mundo nuevo.

Y por último, ¡su sola presencia nos inunda de gozo! ¿Cómo podemos hacer otra cosa que gritar y alegrarnos al saber que hemos sido liberados del infierno, se nos ha prometido vida eterna, se nos ha dado Su seguridad en medio de todos los problemas aquí en la tierra, y Su presencia se ha manifestado ante nosotros?
 

Download PDF

LA BENDICIÓN DEL SEÑOR

Dios perdonó a David su pecado, pero mira las bendiciones que se perdió David por la caída. Mira de lo que se privó por su aventura con Betsabé, el costo oculto que pagó por desviarse del camino que Dios puso delante de él. Dios le dijo: “Yo te ungí por rey sobre Israel, y te libré de la mano de Saúl, y te di la casa de tu señor, y las mujeres de tu señor en tu seno; además te di la casa de Israel y de Judá; y si esto fuera poco, te habría añadido mucho más” (2 Samuel 12:7-8).

Dios estaba esperando derramar bendiciones que David no había siquiera imaginado, bendiciones que anhelaba derramar sobre su siervo. Bendiciones que podrían haber sido más grandes que todas las cosas que Él había hecho por David en el pasado. Sin embargo, a causa de su pecado, David viviría y moriría sin saber cuales eran estas bendiciones “Y si esto fuera poco, te habría añadido mucho más”, dijo Dios.

Nada le agrada a Dios más que a colmar a sus hijos con bendiciones maravillosas. El cielo está lleno de gloriosas misericordias a la espera de ser derramadas sobre sus siervos que permanecen fieles, siervos que abrazan el pacto que Dios ha creado para aquellos que permanecen fieles a la voluntad y el propósito que Él pone delante de ellos. Y esas bendiciones no están reservadas sólo para los reyes y guerreros, sino para ti y para mí. Para cualquier persona que llama a Dios "Padre".

Pero, cómo y cuando vienen esas bendiciones depende totalmente de nosotros. Es nuestra obediencia la que las libera de la mano de Dios y las trae a nuestras vidas. Podemos vivir en la voluntad de Dios y experimentar su misericordia cada día, o podemos caminar por nuestro propio camino y perderlas.

"Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros" (Efesios 3:20).

Nicky Cruz, evangelista internacionalmente conocido y prolífico autor, se volvió a Jesucristo de una vida de violencia y crimen después de encontrarse con David Wilkerson en la ciudad de Nueva York en 1958 La historia de su dramática conversión fue contada por primera vez en el libro “La Cruz y el Puñal” escrito por David Wilkerson y más tarde en su propio best seller “Corre, Nicky, Corre”.

Download PDF