Devocionales en Español | Page 2 | World Challenge

Devocionales en Español

Aprendiendo a Alzar Vuelo, al Caminar Primero

Tim DilenaJune 27, 2020

“Pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán” (Isaías 40:31).

Este es uno de los versículos más asombrosos de la Biblia; y lo leemos todo mal. Nos fijamos en “levantarán alas como las águilas” y saltamos las porciones de caminar y correr. Pero volar como un águila no es nuestro objetivo. En realidad, la mayoría de los días no tenemos ganas de volar, pero podemos dar un paso a la vez con nuestro Salvador.

Pablo dice: “Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne” (Gálatas 5:16). Nota que él dice: “Andad” en el Espíritu, no: “Volad” en el Espíritu. No comenzamos en una carrera de velocidad o en el aire como el águila.

El cristianismo es un andar de fe, no una carrera de fe. Puede sonar aburrido pero es efectivo. “Porque por fe andamos” (2 Corintios 5:7). Caminar significa hacer cosas básicas y simples para honrar a Dios, como tomar la decisión de orar, ir a la iglesia, decirles a tus seres queridos que los amas, preparar el desayuno a tu familia, coger tu Biblia para leer. Cada acto de obediencia es un paso y cada paso se convertirá en tu caminar espiritual.

Cuando das un pequeño paso de obediencia, Dios lo bendice. Puede que no tengas ganas de levantar las manos en adoración al Padre celestial, pero haces un pequeño esfuerzo porque lo amas; y Dios hace el resto. Puede que no tengas ganas de ser amable o llegar a alguien, pero lo haces porque tienes compasión y quieres agradar a Jesús.

Pablo nos instruye a dar un paso a la vez. Pon un pie delante del otro y estos pasos se convierten en nuestro caminar. Los que caminan son los que duran. Aquellos que intentan correr y volar generalmente se cansan y nunca se los vuelve a ver. Dietrich Bonhoeffer, pastor y teólogo alemán, lo dijo bien: “Un acto de obediencia es mejor que cien sermones”.

Hoy, decide dejar que Dios te guíe paso a paso mientras sigues tu caminar con él. Andamos por fe (2 Corintios 5:7); corremos con paciencia la carrera (Hebreos 12:1); y luego levantamos alas como las águilas (Isaías 40:31).  

Después de pastorear una congregación en el interior de Detroit durante 30 años, el pastor Tim sirvió en el Tabernáculo de Brooklyn en la ciudad de Nueva York por cinco años; y pastoreó en Lafayette, Luisiana por cinco años. Él fue nombrado pastor principal de la Iglesia Times Square en mayo de 2020.

Download PDF

Obteniendo Gozo Durante los Tiempos Más Oscuros

David Wilkerson (1931-2011)June 26, 2020

“Y los redimidos de Jehová volverán, y vendrán a Sion con alegría; y gozo perpetuo será sobre sus cabezas; y tendrán gozo y alegría, y huirán la tristeza y el gemido” (Isaías 35:10). En este pasaje, Isaías nos dice que en medio de los tiempos oscuros que vendrán, algunos de los elegidos de Dios despertarán y se aagarrarán del Espíritu de Cristo. Cuando lo hagan, el Espíritu Santo hará que un espíritu de gozo y alegría resida en ellos tan profundamente que ninguna condición, circunstancia o persona pueda robarles su gozo.

Puede que no haya gozo en nuestra sociedad malvada, entre las iglesias formales impías o incluso muertas. Pero Isaías habla una palabra de esperanza a los justos: “Oídme, los que conocéis justicia, pueblo en cuyo corazón está mi ley” (51:7). Dios está hablando aquí a todos los que lo conocen y lo obedecen.

Quienes conocemos la justicia de Cristo no debemos vivir como aquellos que no tienen esperanza. Hemos sido bendecidos con el amor y el temor de Dios, y su voluntad para nosotros en los momentos más oscuros es obtener su gozo. Incluso cuando vemos que el juicio cae a nuestro alrededor, debemos cantar, gritar y alegrarnos, no porque el juicio haya llegado, sino a pesar de ello.

Dios le recordó a su pueblo: “[Yo] hice de las profundidades del mar un camino para que los redimidos lo cruzaran” (51:10). Él estaba diciendo: “Yo todavía soy el Señor, el hacedor de milagros; y mi brazo es todavía fuerte para librarte”. Entonces, ¿qué quiere Dios que su pueblo sepa a la luz de esta verdad? Lo dice todo en un versículo, Isaías 51:11:

  • “Ciertamente volverán los redimidos de Jehová; volverán a Sion cantando”. En otras palabras, “voy a tener un pueblo que vuelva a mí con fe y confianza”.
  • “Gozo perpetuo habrá sobre sus cabezas”. Él gozo del pueblo de Dios no será sólo un domingo por la mañana, o una semana o un mes. Durará incluso hasta el final.
  • “El dolor y el gemido huirán”. Esto no significa que todo nuestro sufrimiento terminará, pero significa que nuestra confianza en el Señor nos pondrá por encima de cada dolor y prueba.

Dios miró hacia abajo a través de los siglos y dijo: “Voy a tener un pueblo que obtendrá gozo”. Tú puedes echarle mano y será tuyo, ¡para siempre!

Download PDF

Ministerio a Tiempo Completo para con Jesús

David Wilkerson (1931-2011)June 25, 2020

Dios desea que todo creyente participe en el ministerio a tiempo completo; pero, ¿qué es el ministerio a tiempo completo? No significa simplemente pastorear una iglesia, viajar como evangelista o ir a un país extranjero como misionero. Las Escrituras dicen que todos somos llamados sacerdotes para e, Señor; a los ojos del Señor, el ministerio a tiempo completo es ministrarle a él.

No necesitarás aplausos humanos, un plan, una tarea o participación en un gran trabajo. El único ministerio que satisface tu alma es tu oración y adoración al Señor porque sabes que todo ministerio fluye del ministerio al Salvador. Cuando te has entregado por completo a una sola cosa, ministrar al Señor, entonces estás listo para lo que Dios ve como un ministerio a tiempo completo.

En los días que vienen, los creyentes pasivos y tibios experimentarán un adormecimiento en su conciencia. Esto no será un endurecimiento contra Dios; tendrán una forma de piedad y creerán que están a salvo, pero llegará el momento en que no sentirán nada. Y, a su vez, no tendrán miedo, conmoción ni preocupación por la eternidad. Dejarán de crecer en Cristo y se convertirán en blancos fáciles para Satanás.

Pablo describe lo que les sucede a aquellos que se rehúsan a crecer en Cristo: “Teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón; los cuales, después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza” (Efesios 4:18-19). En resumen, esas personas se vuelven casuales sobre las cosas de Dios e ignoran todas los llamados a despertar y buscarlo.

Insto a todos los jóvenes creyentes: si te has vuelto tibio y apático hacia Jesús, ¡despierta! No dejes que el fuego del Espíritu Santo se apague en tu vida. Busca al Señor y conviértete en un ministro a tiempo completo para él, buscádolo con todo tu corazón. Al hacerlo, tendrás el poder de Cristo para enfrentar los días venideros con confianza y paz.

Download PDF

Respondiendo al Juicio de Dios

David Wilkerson (1931-2011)June 24, 2020

“Si el león ruge, ¿quién no temerá? Si habla Jehová el Señor, ¿quién no profetizará?” (Amós 3:8).

¡Un león ha rugido! ¿Quién no temerá? ¡El Señor Dios ha hablado! ¿Quién puede sino profetizar? (Amós 3:8).

De todos los profetas del Antiguo Testamento, Amós habla más claramente de nuestros tiempos. Su profecía da en el blanco sobre nuestra generación como si hubiera sido tomada de los titulares de hoy. De hecho, el mensaje de Amós es una profecía dual, no sólo para el pueblo de Dios en sus días sino también para la iglesia en este momento, en nuestro tiempo.

Amós describió a Dios como un león rugiente, listo para golpear a Israel con juicio. El Señor estaba usando a Amós para despertar a Israel con el mensaje de que Dios estaba a punto de enviar un juicio sobre su pueblo debido a su escesiva maldad y corrupción.

El Señor nunca juzga a un pueblo sin primero levantar voces proféticas para advertirles. “Porque no hará nada Jehová el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas” (3:7). Cuando Amós vio acumularse la nube de juicio, se vio obligado a hablar: “¿Se tocará la trompeta en la ciudad, y no se alborotará el pueblo?” (3:6) El mensaje de Amós aquí es escalofriante: “Dios ha hecho sonar una trompeta de advertencia a su pueblo, pero nadie está alarmado”.

Lamentablemente, demasiados cristianos se han vuelto analfabetos bíblicos, abiertos al gran engaño; y nuestra nación se ha vuelto loca de placer. Pero Dios todavía tiene un remanente santo y separado, aquellos que no están atrapados en las actividades mundanas; están quebrantados delante el Señor y tienen una santa reverencia hacia él.

Piensa en los eventos que se desarrollan en nuestra nación en este momento. Pocos quieren oír un mensaje relacionado con el juicio a pesar de que nuestra nación está llena de miedo. La gente incluso dice: “No puedo soportar más”. Pero el Señor habla cuando quiere y su Espíritu nos da la fuerza para oír su Palabra, tal como fue dada por sus siervos ungidos. Nuestro Señor capacitará fielmente a su pueblo para soportar lo que pueda venir.

Entonces, ¿qué deben hacer los creyentes? Presta atención a la advertencia de Amós y sigue su mensaje: Busca al Señor con todo tu corazón; déjate juzgar por su Palabra; y confiesa y abandona tu pecado. Entonces Dios te bendecirá con discernimiento y podrás caminar con total certeza de su presencia y seguridad. 

Download PDF

El Remedio de Dios para un Mundo en Crisis

David Wilkerson (1931-2011)June 23, 2020

Nuestro Señor siempre tiene un remedio para un mundo en caos, un remedio que ha utilizado durante generaciones para despertar a su iglesia; y es simplemente este: ¡Dios levanta a hombres y mujeres elegidos!

En tiempos como estos, nuestro Señor usa individuos para responder a un mundo en crisis. Toca a sus siervos de una manera sobrenatural, transformándolos y luego llamándolos a una vida de total sumisión a su voluntad. “Bienaventurado el que tú escogieres y atrajeres a ti, para que habite en tus atrios” (Salmo 65:4). En resumen, el Espíritu de Dios corteja a este siervo a tener comunión íntima con él. Allí, el siervo recibe la mente de Dios y recibe un llamado divino. Su alma está llena de urgencia y comienza a caminar con autoridad espiritual.

Cuando Dios elige a alguien para ser apartado para una obra especial y redentora, él llama a ese siervo, y según como responda el siervo se determinará el poder y la intensidad del toque de Dios en su vida. Este es el llamado a “venir” y nos convoca a salir de las actividades de la vida y a una búsqueda sin ataduras de la presencia de Dios. Considera a Moisés. Cuando se convirtió en el líder de Israel, de pronto, se volvió un hombre extremadamente ocupado. El pueblo de Dios constaba de millones y la vida de Moisés se volvió agitada mientras juzgaba y ministraba a la gente desde la mañana hasta la noche.

Al ver todo esto, el suegro de Moisés, Jetro, intervino y le advirtió a Moisés que se agotaría si no hacía algunos cambios. “Tú eres el pastor, Moisés, y necesitas encerrarte con Dios. Asigna a otros los trabajos de juzgar y aconsejar. Luego, enciérrate a solas con Dios, busca su presencia, obtén su mente y recibe su palabra. Esta debería ser tu prioridad” (ver Éxodo 18:19-22).

Moisés escuchó este sabio consejo; nombró a otros para que actuaran como jueces y consejeros y determinó aceptar el llamado de Dios para “venir”. La escritura dice: “Y Moisés subió a Dios” (19:3). “Y descendió Jehová sobre el monte Sinaí, sobre la cumbre del monte; y llamó Jehová a Moisés a la cumbre del monte, y Moisés subió” (19:20).

Moisés valoró la presencia de Dios en su vida, al igual que muchos cristianos que han experimentado este llamado, este urgencia divina de comunicarse con el Señor. El Señor te está pidiendo que “subas”, que te encuentres con él en el monte y que te llene de nuevo con su presencia.

Download PDF

Tratando con Sentimientos de Decepción con Dios

Gary WilkersonJune 22, 2020

“De cierto, de cierto os digo que me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis. Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará” (Juan 6:26-27).

Jesús había alimentado milagrosamente a una multitud de miles, asombrando e impresionando a la gente. Estaban listos para seguir ansiosamente a este Mesías que hace maravillas, hasta que él los desafió sobre lo que realmente buscaban. Entonces su adulación se convirtió en desprecio; y se volvieron y multitudes lo dejaron.

Una pregunta que todo cristiano enfrenta al principio de su caminar con el Señor es: “¿Quién está a cargo de mi vida, yo o Jesús?” ¿Permitimos que Dios tenga una dirección total de nuestras vidas o tratamos de determinar por nosotros mismos lo que Dios quiere de nosotros?

Las personas en esta escena fueron rápidas en seguir a Cristo pero fueron igual de rápidas en rechazarlo. Jesús sabía que esto sucedería, por eso, justo después de hacer un gran milagro para esas multitudes, él los confrontó: “De cierto, de cierto os digo que me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis” (ver 6:26).

¿Es lo mismo cierto para nosotros hoy? ¿Qué sucede con nuestro compromiso de fe si las cosas no se cumplen como anticipamos? ¿Seguimos a Jesús principalmente por quién es o por su bendición? El Señor no se doblegará a nuestros deseos para darnos todo lo que queramos, cuando lo queramos. Su deseo es tener una relación con nosotros, una relación continua a largo plazo que dé frutos duraderos. Sus bendiciones son señales de su fidelidad y compasión.

Cuando las multitudes comenzaron a irse, Cristo se volvió hacia los doce discípulos y les preguntó: ¿Queréis acaso iros también vosotros?” (ver 6:67) Esta es una pregunta para todos los cristianos adoloridos de hoy: todos aquellos cuyas oraciones no han sido respondidas de la manera que quisieron; en otras palabras, todos los que están decepcionados con Dios. En esos momentos, todos estamos tentados a rendirnos y alejarnos.

Alabado sea Dios, nuestro compromiso de fe no se basa en lo que Dios nos da, sino en nuestra relación con él y en aquello que sabemos que él es: compasivo, misericordioso y fiel. Y lo mejor de todo, esta relación no depende de nuestro desempeño sino de su fidelidad. ¡Amigo, aférrate a tu fe! Tu Padre celestial está continuamente obrando en favor tuyo.

Download PDF

Debido a que Buscas a Jesús

Carter ConlonJune 20, 2020

“Bienaventurado el hombre que teme a Jehová, y en sus mandamientos se deleita en gran manera. Su descendencia será poderosa en la tierra; la generación de los rectos será bendita” (Salmos112:1-2).

Dentro de estos versículos, el Señor nos muestra la seguridad de aquellos que son piadosos. Hay una razón para caminar con Dios, una razón para leer la Biblia y orar. Dios dice que bendecirá a tus hijos, incluso si ya no están bajo tu techo. Comienza a caminar con Dios, anda tu lugar secreto de oración y haz lo que dice la Escritura; y pronto te dars cuenta de que Dios no está limitado como nosotros lo estamos.

“Por lo cual no resbalará jamás; en memoria eterna será el justo. No tendrá temor de malas noticias; su corazón está firme, confiado en Jehová” (112:6-7). Para aquellos que buscan al Señor, ser libres del temor será una herencia.

Aquellos que están bien con Dios no temerán lo que aparezca en las noticias mañana o suceda en el mundo que los rodea. Cuando María Magdalena y María, la madre de Jacobo, fueron a la tumba después de que Jesús fuera crucificado, acababa de ocurrir un terremoto y un ángel del Señor retiró la piedra de la entrada de la tumba. Cuando esto sucedió, la Biblia nos dice que “de miedo de él los guardas temblaron y se quedaron como muertos” (Mateo 28:4).

¡Nota lo que pasó después! Las dos Marías oyeron la voz del ángel que les decía: “No temáis vosotras; porque yo sé que buscáis a Jesús” (28:5). Creo que lo mismo sucederá en nuestros días cuando las personas tiemblen de miedo al presenciar grandes calamidades en la tierra. Aquellos que hayan elegido seguir a Dios podrán oír y creer cuando el Señor les diga: “No temas porque yo sé que buscas a Jesús”.

Creo que cada creyente llega a un punto de decisión en el que determina ir hasta el final con Dios, una decisión que afecta el resto de su vida. Si hay pecado en tu vida, ¡deshazte de él rápidamente! En lugar de ello, toma la decisión hoy de decir: “No justificaré el mal en mi vida. Por la gracia de Dios, voy a confiar en que él me dará el poder de terminar este viaje en victoria”.

Carter Conlon se unió al equipo pastoral de la Iglesia Times Square en 1994, por invitación del pastor fundador David Wilkerson, y fue nombrado para el cargo de Pastor Principal en 2001. En mayo de 2020, él pasó al cargo de Supervisor General de la Iglesia Times Square Inc.

Download PDF

Nuestra Necesidad Diaria de Cristo

David Wilkerson (1931-2011)June 19, 2020

En toda esta nación, los cristianos están orando por un avivamiento. Muchos esperan que el Espíritu Santo caiga sobre su comunidad y convierta multitudes a medida que Dios arrastra a los pecadores a llenar sus iglesias. Sienten que debido a que han ayunado y orado, Dios enviará automáticamente avivamiento. Pero Dios responde: “No, no jugaré ese juego. Ustedes deben asumir la responsabilidad personal de su testimonio de mí. Deben ser una brillante manifestación de mi Hijo y darme a conocer a sus familias, amigos, vecinos y compañeros de trabajo”.

En pocas palabras, el avivamiento comienza cuando los que te rodean ven a Jesús en ti. ¿Cómo podemos brillar para convertirnos en una manifestación de la verdad? ¿Cómo pueden nuestras vidas convertirse en imágenes tan claras de Jesús que produzcamos en otros una convicción y hambre de Dios?

La clave se puede encontrar en Ezequiel 44. Mientras Ezequiel mira proféticamente los últimos días, ve dos tipos de sacerdocios existentes en la iglesia. Uno es el sacerdocio justo de Sadoc: Sadoc, un ministro piadoso que sirvió a Israel durante el reinado de David, permaneció fiel a David tanto en los buenos tiempos como en los malos, y vivió una vida recta que fue un ejemplo para todos los demás sacerdotes. Luego está el sacerdocio de Elí: Elí, un sacerdote infiel que permitió que la corrupción entrara en la casa de Dios. Era desobediente a la Palabra de Dios, suave con el pecado, perezoso con la santidad; y el ministerio bajo él estaba corrompido por la sensualidad y el amor por el mundo.

Debemos ser como los hijos de Sadoc que vienen a la mesa de Dios para adorarlo: “Delante de mí estarán para ofrecerme la grosura y la sangre” (Ezequiel 44:15). La grosura que Ezequiel menciona aquí representa la mejor parte de una ofrenda, y Dios quiere la mejor parte de nuestra vida.

La sangre de la que habla Ezequiel representa una vida que se rinde a Dios en una consagración sin reservas. En esencia, ministramos al Señor cada vez que confiamos en el poder de la sangre de Cristo, en cada situación y crisis. Aplicar la sangre de Jesús no es sólo una experiencia de una sola ocasión, es una necesidad diaria. Invocamos el poder de su sangre cada vez que necesitamos sanidad, paz mental, limpieza del pecado; y él nos responde.

Hacer estas cosas hace que Jesús se manifieste plenamente en tu vida. Que puedas estar lleno del poder del Espíritu Santo, tocar a los que te rodean y dar a conocer el amor de Jesús. Esto es lo que traerá un verdadero avivamiento.

Download PDF

Un Testimonio como el de Enoc

David Wilkerson (1931-2011)June 18, 2020

“Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios” (Hebreos 11:5). Enoc tuvo una comunión íntima con su Padre celestial y su vida es otro testimonio de lo que realmente significa caminar en fe. Su comunión con Dios fue tan íntima que el Señor lo trasladó a la gloria mucho antes de que su vida en la tierra pudiera haber acabado.

¿Por qué el Señor eligió trasponer a Enoc? Las palabras iniciales de este versículo nos dicen muy claramente que fue por su fe. Además, la frase final nos dice que la fe de Enoc agradó a Dios. Eso es algo a lo que todo creyente cristiano debería aspirar. La palabra griega para “complacido” usada aquí significa: “totalmente unido, completamente agradable, en total unidad. En resumen, Enoc tuvo la comunión más cercana posible con el Señor que cualquier ser humano podría disfrutar. Y esta comunión íntima con Dios fue agradable al Padre.

La Biblia nos dice que Enoc comenzó a caminar con el Señor después de engendrar a su hijo, Matusalén, que vivió hasta los 969 años. Quizás recuerdes a Matusalén como el hombre más viejo registrado en la Biblia (Génesis 5:27). Enoc tenía sesenta y cinco años en el momento del nacimiento de su hijo y luego pasó los siguientes 300 años en comunión con Dios. Hebreos deja en claro que Enoc estaba tan en contacto con el Padre, tan cerca de él en comunión en cada hora, que Dios eligió llevarlo a su hogar. En esencia, el Señor le estaba diciendo a Enoc: “No puedo llevarte más lejos en la carne. Para aumentar mi intimidad, debo llevarte a casa a mi lado”. ¡Así que llevó a Enoc a la gloria!

Hasta donde sabemos, Enoc nunca realizó un milagro, nunca desarrolló una teología profunda, nunca hizo grandes obras dignas de mención en las Escrituras. Sin embargo, leemos esta simple descripción de la vida de este hombre fiel: “Enoc caminó con Dios”.

¿Te imaginas que se diga esto de ti? ¿Anhela tu corazón un caminar más cercano con el Señor? ¿Hay una creciente insatisfacción en ti respecto a las cosas de este mundo?

La verdadera fe se encuentra en esperar en tu Salvador, ministrarle hasta que oigas y conozcas su corazón.

Download PDF

La Búsqueda de Dios por Encima de Todo

David Wilkerson (1931-2011)June 17, 2020

Es imposible tener una fe que agrade a Dios sin compartir una intimidad con Jesús, producto de anhelarlo. Este tipo de vínculo personal cercano sólo puede llegar cuando deseamos al Señor más que cualquier otra cosa en la vida.

El escritor de Hebreos nos da varios ejemplos de siervos llenos de fe que anduvieron estrechamente con Dios. Miremos juntos a Abel: “Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella” (Hebreos 11:4). Abel ofrecía sacrificios al Señor con frecuencia y sus sacrificios siempre requerían un altar.

Abel traía no sólo corderos sin mancha para el sacrificio, sino también la grosura de esos corderos. “Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas” (Génesis 4:4).

La grasa o grosura es importante aquí porque se encendía rápidamente y se consumía, provocando que un aroma dulce se desprenda. “Y el sacerdote hará arder esto sobre el altar; vianda es de ofrenda que se quema en olor grato a Jehová; toda la grosura es de Jehová” (Levítico 3:16). Es un tipo de oración o comunión que es aceptable para Dios, representando nuestro ministerio al Señor en el lugar secreto de oración. El mismo Señor declara que tal adoración íntima se eleva hacia él como un aroma grato. “Porque para Dios somos grato olor de Cristo” (2 Corintios 2:15).

En algún momento, Abel tomó la decisión de buscar una relación con Dios, de tener comunión y compañerismo con él como lo habían hecho sus padres. Su hermano Caín también traía sacrificios, pero eran frutas, una ofrenda que no requería un altar ya que no había grasa, no había nada que consumir. Como resultado, no había aroma grato que se elevara al cielo. En otras palabras, no hubo ningún intercambio personal entre Caín y el Señor. Es por eso que la ofrenda de Abel fue “más excelente que la de Caín”.

El siervo fiel busca el toque de Dios en su vida. Al igual que Abel, no se conformará con menos. Este siervo se dice a sí mismo: “Estoy decidido a darle aal Señor todo el tiempo que quiera de mí en comunión. Anhelo oír su suave y apacible voz hablándome, así que me quedaré en su presencia”.

Amado, que puedas determinar ser este tipo de siervo.

Download PDF